Con esta arma no convencional instalada por los integrantes del grupo armado al margen de la ley  Dagoberto Ramos Ortiz de la Farc se pretendía atentar contra la población civil y la fuerza Pública de la zona del norte del departamento.

Todo se dio gracias al desarrollo de operaciones de control territorial adelantadas por el Ejército Nacional en la vereda La Laguna, del municipio de Jambaló.

En dicha zona se ubicó una área preparada con cinco artefactos explosivos improvisados, los cuales tenían método de activación por cable mando.

El material, que tenía 400 metros de cable dúplex, listo para ser detonado al paso del personal que a diario transita por esta zona, fue neutralizado por los técnicos militares antiexplosivos.

"A la fecha el Ejército Nacional ha desactivado 59 artefactos explosivos improvisados en el departamento del Cauca con los que se neutralizan las acciones criminales, salvaguardando la integridad de la población civil en el territorio", explicó el jefe del comando específico del Cauca, brigadiera general Jhon Jairo Rojas.