El abandono histórico estatal es más que evidente el departamento del Cauca, lo cual resulta ser el espacio propicio para que se genere un desconcierto que es aprovechado por las organizaciones ilegales y hasta por mafias politiqueras que se hacen elegir gobernantes sin tener las capacidades para liderar.

Desde el Cauca seguimos esperando la presencia del estado con infraestructura,(Doble Calzada Popayán-Santander de Quilichao) proyectos productivos apoyados por el gobierno que remplacen los cultivos ilícitos para que nuestros campesinos puedan vivir dignamente, salud, vivienda, servicios públicos y educación, entre otros. Como este escenario ideal no avanza, la segunda variable de desestabilización del departamento gana cada vez más terreno, y es allí donde reaparecen y se fortalecen los grupos armados, las nuevas estructuras ilegales que han entrado a disputarse el territorio a sangre y fuego.