El senador Gustavo Petro expuso este jueves varios puntos que según él, debería llevar la reforma tributaria que alista el Gobierno nacional para radicar ante el Congreso de la República después de Semana Santa.

Varios puntos de este proyecto se han ido revelando en los últimos días, dentro de los cuales ha generado polémica el hecho de que a productos de la canasta familiar, que hoy en día no están gravados, se les ponga el IVA del 19 %. También, ampliar la base gravable del impuesto de renta de las personas naturales que tengan sueldos desde los $2,5 millones.

Frente a esa reforma que lidera el Ministerio de Hacienda, el senador Petro señaló al ministro de esa cartera, Alberto Carrasquilla, de querer engañar a los medios de comunicación con el tema.

“Muchas veces los ministros de Hacienda se aprovechan de los vacíos académicos en economía de los reporteros de la prensa. El gobierno ha propuesto pasar bienes de la canasta familiar del régimen de exentos del IVA, a excluidos, ¿qué significa eso?”, cuestionó el político.

La explicación que entregó es que, “en los bienes exentos de IVA, el IVA pagado en la cadena de producción no pasa al precio final, es decir, no lo paga el consumidor. Al pasar al régimen de excluidos, esos IVA de la cadena productiva pasan directamente al precio final del bien y lo pagan los consumidores”.

En el típico manejo comunicacional engañoso, Carrasquilla si está aumentando sustancialmente el IVA pagado por los consumidores de la canasta básica familiar al pasar sus bienes de exentos a excluidos. Está gravando la comida en tiempos del covid y la crisis económica.

Además, el líder de Colombia Humana propuso lo que para él sería una buena reforma tributaria y aseguró que, dos de los objetivos de ese proyecto sería: 1. Aumentar la justicia social. 2. Aumentar la producción. “Ambos objetivos se pueden conseguir si se le pone los impuestos a los dineros y patrimonios atesorados sin fines productivos”, explicó.

Para Petro, los banqueros deberían pagar ese impuesto, que es a donde llegan los dineros y patrimonios atesorados sin fines productivos a través de las utilidades bancarias. También, que se graven los fondos en paraísos fiscales, los dineros de dividendos que se sacan de las empresas, la tierra fértil improductiva y las importaciones no productivas.

Sobre el impuesto a los ciudadanos que tengan más recursos, esta reforma del Gobierno plantea un impuesto a los pensionados de más altos ingresos, el pago de un impuesto solidario a quienes tienen ingresos de más de 10 millones de pesos al mes, y de mayores tarifas de impuesto de dividendos y además, contempla dejar de forma permanente el impuesto al patrimonio, subiendo la tarifa actual al 3 %. Ese último punto se aplicaría de forma permanente a quienes tienen un patrimonio de 5.000 millones de pesos o más.

El exministro de Hacienda y analista económico de Caracol Radio Juan Carlos Echeverry señaló que la reforma tributaria que se avecina para Colombia, le quitaría a las familias del país más de la mitad de sus ahorros.

El cálculo hecho por Echeverry en la emisora, se hizo comparando los ingresos totales de las familias colombianas, respecto a los ingresos que a estas les quedan después de generar algún tipo de consumo, teniendo en cuenta que con la reforma tributaria el Gobierno nacional planea recaudar entre 25 y 27 billones de pesos.

FOTO DE ARCHIVO. Un trabajador cuenta billetes de pesos colombianos en una tienda en Bogotá, Colombia. 28 de diciembre de 2018. REUTERS/Luisa González
FOTO DE ARCHIVO. Un trabajador cuenta billetes de pesos colombianos en una tienda en Bogotá, Colombia. 28 de diciembre de 2018. REUTERS/Luisa González

Vamos a usar los datos de 2019, porque los de 2020 no han salido aún. El ingreso disponible de las familias hace un par de años fue de 771 billones de pesos en todo el año, y además nos transfirieron a todas la familias 61 billones de pesos, es decir, que en total, tuvimos 833 billones de pesos”, indicó el exministro de Hacienda a la emisora.

De esos $833 billones de pesos, Echeverry expuso que los hogares colombianos consumieron 785 billones de pesos, por lo que las familias del país, luego de gastar en los bienes que necesitan, les quedaron $48 billones de pesos.

Qué quiere decir eso, que de esos $48 billones de pesos, si fuera lo mismo que este año, y hay que tener en cuenta que eso cambia un poquito, el gobierno nos va a quitar $27 billones de pesos, o sea que nos quedarían solamente $21 billones de pesos, es decir, el ingreso disponible después de consumir el gobierno se nos va a llevar más de la mitad”, explicó el analista económico a Caracol Radio.

Nota tomada de: https://www.infobae.com/