Hay gran preocupación por el total abandono en el que se encuentra el antiguo Centro Comercial Anarkos, ubicado en pleno corazón del centro histórico de Popayán.

Es que esta situación se refleja en los sueños truncados de muchos comerciantes, la incertidumbre sobre qué pasará con la denominada manzana 99 y la preocupación de que más personas pierdan la vida al tratar de desmantelar la estructura que aun está en pie en este lugar.

“Entendemos que la tramitología, la falta de voluntad y los desacuerdos terminen dilatado el futuro de esta propiedad, hoy convertida un gran monumento al abandono. También somos conscientes que se buque una decisión acertada para darle solución a esta problemática que nos afecta a todos”, expresó el concejal William Campiño.

Hay que recordar que si bien un gran porcentaje de las acciones es de propietarios independientes; y una mínima, de la Administración Municipal, es claro que no se puede evadir  la obligación de salvaguardar el bienestar, la tranquilidad y la seguridad de los ciudadanos que día a día recorre este sector.

Más cuando hoy la denominada manzana 99 se ha convertido en un foco de todas las problemáticas que afectan a muchos comerciantes de la zona: consumo de drogas, depósito de basuras, delincuencia, malos olores, entre otros.

“Ya son tres personas que han perdido la vida al interior de estas ruinas. Esto no lo podemos seguir permitiendo, hay que buscarle una solución concertada. Reitero mi solidaridad y respaldo a los propietarios y copropietarios que han sufrido en carne propia la afectación por esta problemática, dejando en claro mi intención en acompañarlos en este duro proceso, buscando una solución que beneficie a todos”, agregó William Campiño.