Homenaje grado de cinturón negro quinto dan de la liga caucana de judo al doctor Víctor Manuel Rodríguez

Gracias al aporte de este profesional de la salud a esta disciplina, los judocas del Cauca y la directiva de esta organización le brindaron un reconocimiento.

Homenaje grado de cinturón negro quinto dan de la liga caucana de judo al doctor Víctor Manuel Rodríguez

Dentro de los innumerables logros del médico Víctor Manuel Rodríguez, hay uno que tiene especial interés y relevancia en el deporte nacional, ya que gracias a su gran esfuerzo, logró que el judo llegará a la ciudad de Popayán, Cauca.

Todo se generó por la amistad que sostuvo con Leo Fornaro, italiano, cuyos padres inmigraron a Colombia en la década de los años cincuenta, una hermandad de adolescencia y de vecinos en el barrio Ciudad Jardín de la Ciudad Blanca.

Así se vinculó Víctor Manuel en este prestante deporte, que, pese a no tener casi adeptos en aquellas épocas, ni mucho menos un lugar donde practicar adecuadamente, es un de los deportes que más triunfos le ha traído al departamento del Cauca en el ámbito nacional.

Al comenzar la especialización de Pediatría en Cali, en la Universidad del Valle, el médico Víctor Manuel continuó su vínculo con el judo al ser entrenado con los profesores japoneses Sachiro Kato y Hisabu Matsuyama.

Fue presidente de la Liga de Judo del vecino departamento del Valle a principios de los años setenta, y al volver con su grado de Pediatría a Popayán, la ciudad que lo vio nacer, siguió su compromiso con este deporte a nivel directivo como fundador de la Liga Caucana de Judo.

Logrando además que la Junta Administradora de Deportes, con ayuda del líder político Guillermo Alberto González, le asignara el espacio físico en el que hoy todavía se encuentra el Dojo de Judo: parte posterior del Coliseo la Estancia.

Su amor por esta disciplina lo llevó a ser árbitro Panamericano en representación de Colombia, logró traer a los profesores Antonio María Mata y posteriormente a Alejandro Solano, quienes continuaron su legado, fortaleciendo el deporte del Judo en el Cauca, semilla que el médico Víctor Manuel Rodríguez Quintero sembró en Popayán.  

Este merecido homenaje se realizó el pasado domingo 18 de diciembre en el Dojo de la Liga Caucana de Judo, a uno de los íconos en salud, y en deporte de la ciudad y el departamento.

Familia y legado

Mientras tanto, Manuel Felipe Rodríguez, hijo de este profesional de la salud,  no duda en expresar la alegría que sienten que aún reciban enseñanzas y ejemplos de este consumado deportista.

"Gracias a Dios podemos aún compartir con mi papá, está lúcido, vigente, eso es una bendición, pero además creo que es por siempre fue un deportista. Pasó desde el levantamiento de pesas, luego en el equipo de natación de la Universidad y ya después entregado por completo al judo, que es su gran pasión", agregó Manuel Felipe Rodríguez.

Como pediatra, los hijos destacan que son varias generaciones que recibieron los cuidados de este profesional de la medicina. Esa labor se la agradecen a su familia a cada momento.

"También como dirigente deportivo si dejó un gran legado, porque siempre se afanó por gestionar o conseguir los medios para que la práctica del judo se fortaleciera en la región, el hecho de que el liga caucana tenga hoy un dojo es el mejor ejemplo del compromiso de mi padre con el departamento y con sus deportistas", agregó Manuel Felipe Rodríguez.