¡Indignante! Dos policías fueron salvajemente golpeados por algunos jóvenes emberas

“Es inadmisible que nuestros servidores sean agredidos”, fueron las palabras de la alcaldesa de Bogotá frente a la agresión a dos uniformados en medio de las protestas de indígenas embera.

¡Indignante! Dos policías fueron salvajemente golpeados por algunos jóvenes emberas

¡Indignante! Dos policías fueron brutalmente golpeados por algunos integrantes de la comunidad embera que hoy adelantó un 'plantón' en la ciudad de Bogotá.

El hecho tiene prácticamente indignados a un país, porque los vídeos muestran cómo los dos uniformados fueron acorralados cuando se movilizaban en una de las motocicletas institucionales hasta hacerlos caer.

Luego, salvajemente, fueron golpeados con palos y otros objetos contundentes por jóvenes de esta comunidad, sin importarles que fueran, antes que policías, ciudadanos colombianos.  

De hecho,  la alcaldesa de Bogotá, Claudia López reprochó la conducta por parte de algunos comunetos, quienes protagonizaron hoy una jornada de desmanes donde resultaron heridas varias personas, como lo fueron los policías y otros servidores públicos.

La mandataria señaló además que Bogotá es “la única ciudad y entidad que ha dado refugio y ayuda humanitaria a los emberas ¡por más de 2 años! ¡Es inadmisible que nuestros servidores sean agredidos!”.

Luego también rechazó que el Gobierno Nacional “ni evita que los desplacen ni les garantiza retorno seguro. ¡Bogotá no puede seguir sola en esto!”.

Trajo a colación que no es la primera vez que los “emberas violentan a gestores y servidores que no han hecho más que trabajar por ellos. Más grave, hemos denunciado los abusos de hombres y “líderes” embera contra sus propias mujeres y niños, pero no hay sanciones judiciales ni soluciones nacionales”.

Y exigió a la Unidad para las Víctimas que cumpla su deber de garantizar a los indígenas sus derechos al no desplazamiento y al retorno seguro a sus territorios en Chocó y Risaralda, pues “su permanencia fuera de sus territorios en estas condiciones de abuso y violencia es insostenible”.