Los vendedores ambulantes de Popayán entablaron una tutela contra decreto del alcalde, Juan Carlos López Castrillón, de prohibir las ventas en las vías públicas o estacionarias durante el mes de diciembre.

La decisión es la respuesta de las personas que a diario se gana la vida comercializando toda clase de productos en las calles de la ciudad, en especial del centro histórico. Por eso, tras la prohibición, las protestas y rechazos de este amplio gremio no se hicieron esperar.

“Paso por encima del código disciplinario, ya que el es servidor público y de los derechos constitucionales y las normas, sentencias y leyes a favor de los vendedores ambulantes y sus familias en nuestro bienestar, ya que muchos estamos abandonados por el Estado y nos vemos en la obligación de vivir al día, ya que el legislativo cumplió sacando las leyes y las sentencias a favor de los vendedores ambulantes y el alcalde no cumple con la normatividad”, manifestó Lady López, de unas de las representantes de este gremio.

Por eso, y para hacer respetar sus derechos, los vendedores ambulantes recurrieron a este mecanismo judicial para poder trabajar durante esta temporada de fin de año y así poder llevar la comida a sus hogares.

Estas personas se amparan en la Ley 1988,  emitida el 2 de agosto de 2019.  Esta última estableció los lineamientos generales para la formulación de la política pública de los vendedores informales, con el fin de garantizar los derechos a la dignidad humana, al mínimo vital, al trabajo y a la convivencia en el espacio público.

A pesar de esto, el alcalde Juan Carlos López Castrillón prohibió esta clase de ventas callejeras, no solo en el centro histórico, sino en toda la ciudad durante este mes, bajo una serie de argumentos, entre ellos la propagación de la covid-19.

De ahí que las personas que se emplean de esta forma no dudaron en recordarle al  mandatario el compromiso que él asumió en campaña con ellos pero que ahora, como pasó con los mototaxistas, incumplió con su palabra, demostrando su poco compromiso con los sectores vulnerables de Popayán.

Hay que recordar que tras decretarse el aislamiento selectivo, el mandatario local prohibió el parrillero en diferentes sectores de la ciudad, a pesar que existe un video cuando en campaña, necesitan votos, se comprometió hacerlo.

Por todas estas razones, y mediante la tutela, buscan entonces tutelar los derechos al trabajo, al mínimo vital, al principio de confianza legítima, la dignidad humana, el debido proceso, libertad de profesión y oficio de los peticionarios.

Ahora, entonces, se espera que la alcaldía se pronuncien frente a esta situación, la cual ya tiene cara de convertirse en amplias movilizaciones sociales para los próximos días.

Mientras tanto, los vendedores adelantan además protestas y pronunciamientos contra el mandatario local por dicha medida, la cual profundiza aún más la crisis social y económica que se vive en Popayán por la pandemia.