Hinchas del América y residentes del municipio de Santander de Quilichao, Cauca, llegaron al Pascual con la esperanza de un triunfo pero terminaron en medio de las peleas tras la derrota de los 'Diablos Rojos'. 

En la ciudad de Santiago de Cali, las autoridades anunciaron sanciones contra las barras del América de Cali luego de los violentos disturbios registrados tras el partido contra el Nacional.

De esta manera el alcalde de la capital del Valle,  Jorge Iván Ospina, expresó que lo sucedido ayer domingo en el Pascual Guerrero durante el partido por la Liga, no quedará sin castigo.

"habrá sanciones y restricciones para las barras del equipo rojo que invadieron el terreno de juego cuando se disputaban los minutos finales del partido", agregó el mandatario caleño.

Los hinchas escarlatas, especialmente los de la tribuna sur, saltaron al campo de juego y protagonizaron desmanes, además de enfrentamientos con la Policía.

De acuerdo con lo confirmado por la Policía de Cali, tras el encuentro deportivo se presentó un enfrentamiento en las afueras del estadio, en medio del cual el aficionado del equipo contrario habría sido golpeado brutalmente por un grupo de personas. Tres uniformados de la Policía también fueron atacados.

La víctima, quien tendría 30 años y sería oriundo de la ciudad Pereira, fue trasladado  a un centro asistencial donde aún se encuentra recibiendo atención médica.

"Está estable, pero presenta algunas heridas. Unos aficionados lo golpean, siendo uniformados del Esmad quienes lo rescatan y lo llevan a un centro asistencial. El médico nos dio un parte de contusiones por los golpes recibidos ", manifestó el general Juan Carlos León, comandante de la Policía Metropolitana de Cali.