Las autoridades confirmaron que un extranjero, de nacionalidad venezolana, es señalado como el responsable de acabar con la vida de la ingeniera industrial Viviana Chará Flor en medio de un hecho violento registrado en la vivienda de la víctima.

Como es de recordar, el homicidio de la mujer sucedió ayer en la mañana cuando las autoridades de Santander de Quilichao fueron alertadas por la comunidad del barrio Calama sobre algo inusual al interior de dicha residencia.

"Los policías ingresaron a la casa y lo primero que encontraron fueron manchas de sangre en diferentes partes de la sala, comedor, cocina, prendiendo aún más las alarmas, luego ingresaron a uno de los cuartos, donde encontraron el cadáver de la mujer y dos menores en estado de conmoción nerviosa", narraron funcionarios del CTI de la Fiscalía consultados por el tema.

Luego, y al ver que los pequeños gritaban del desespero, los policías procedieron a protegerlos y luego continuaron con el registro de la vivienda hasta llegar a la planta superior o plancha donde fue sorprendido un sujeto armado con un cuchillo.  

"En el requisa que se le practicó, se encontró en la pretina del yin un cuchillo, luego de esto los uniformados procedieron a esposarlo y sacarlo de la casa escoltado porque la comunidad quería hacer justicia por cuenta propia", agregaron los investigadores, quienes indicaron que el sujeto se negó a entregar su nombre.  

Después, y en las investigaciones, las autoridades corroboraron que el mortal ataque sucedió cuando el sujeto, al parecer en compañía de otro, ingresó a la vivienda de Viviana a robar, y al ver que la víctima puso resistencia, todo apunta que procedió a apuñalearla.

"No le importó que el hijo y el sobrino estaban en el lugar, de hecho todo indica que la mujer se enfrentó a este presunto delincuente precisamente para proteger a los pequeños, ese aspecto está cobrando fuerza en la investigación, ahora se espera cómo trascurran las audiencias preliminares ante el juez de control de garantías", indicaron por su parte policías que atendieron el hecho delictivo.

Hasta el momento no hay pronunciamiento de partes de las autoridades frente a este caso que se puede catalogar, a todas luces, como violencia de género.