La comida, en mayo, tuvo todo que ver con el incremento en el costo de los productos que consumen los colombianos. La inflación anual en Colombia, hasta el quinto mes del año, fue de 3,3%, según informe presentado por el Dane este sábado. En el mismo periodo del año pasado, esta variable clave para la economía era de 2,85%.

Individualmente, solo en mayo, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se ubicó en 1%, reflejando así el efecto de las dificultades para el abastecimiento de las despensas, en parte, por bloqueos en regiones que producen alimentos básicos de la canasta familiar. De hecho, 88 puntos básicos de la inflación de este mes se debió a los alimentos.

En lo corrido del año, es decir, en los 5 primeros meses de 2021, la inflación se ubicó en 3,18%, según el Dane.

La ciudad en la que más se incrementaron los precios al consumidor fue Popayán, zona que se ha visto afectada por dificultades de orden público. En la capital del Cauca, la inflación en mayo fue de 4,5%, mientras que la ciudad donde este indicador fue más bajo en el quinto mes del año fue Tunja: 0,44%. La carne de aves, carne de res, frutas secas, huevos y transporte urbano fueron los productos que más incrementos tuvieron en esa zona del país.

Los pobres llevaron del bulto

Teniendo en cuenta que alimentos como el tomate, los huevos y otros productos que son claves para preparar los menús gastronómicos que se ofrecen en los restaurantes, en este segmento, la variación de los precios (establecimientos de servicio a la mesa y autoservicio) fue de 6,13%, en el acumulado de los cinco meses. El mayor efecto lo puso el corrientazo, lo que muestra que ya la gente está saliendo a la actividad económica.

Un punto clave a destacar es que la población de menores ingresos es la que resulta más afectada cuando hay desabastecimiento de alimentos y, por esa vía, se incrementan los precios. Esto, porque son los que destinan la mayor parte de su ingreso para los alimentos. Es así como, la inflación en el nivel socioeconómico de los pobres, en su estadística anual, fue de 3,84%, es decir, más de 0,5% por encima de la nacional para ese periodo. Solo los integrantes del nivel socioeconómico alto tuvieron una inflación inferior a la nacional: 2,57%. Por lo demás, todos se vieron impactados por el alza en el costo de vida. La variación de los precios en la franja de los vulnerables fue particularmente alta: de 4,07% y en la clase media, el IPC se incrementó en 3,52%.

Inflación sin alimentos

De acuerdo con lo expresado por el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, de no haber sido por el efecto en el precio de los alimentos, que ocasionó el desabastecimiento producido en mayo, a causa del paro nacional, la inflación anual a mayo se hubiera ubicado en 2,11%.

El caso de Cali no puede pasar desapercibido. Registró un incremento en precios de 5,32%, impulsado, al igual que en el nivel nacional, por la variación en los precios de los alimentos, que se incrementaron en 15,39%.