La fuerza del ejemplo

/ Opinión
Por: Maritza Zabala Rodríguez

La fuerza del ejemplo


Ya estamos en el segundo semestre del año y espero que las lluvias cesen. Aun no pasan y cada vez que dejo el paraguas, suele llover, lloviznar, en fin, el caos del clima es solo comparable con el de la polarización social y los contrapesos que vivimos a diario y que, por desgracia, se nos vuelven paisaje.

Las múltiples historias que hoy nos muestran nuestras ciudades, son ratificaciones de las tragedias que viven muchos. A los colombianos en situación crítica ahora se suman los venezolanos, que ya están por todo el país, en la misma lógica: pidiendo, contando y haciendo maromas, para cambiar bombones y surtidas historias por monedas. Y ellos junto a los nuestros padecen por diversas razones la misma situación: sentirse invisibles, lejanos y sin voz, ante otros.

Por eso, a veces me aturde que saturamos nuestras cabezas y las de la sociedad, de la necesidad y la urgencia de educación y de títulos, dejando a un lado que deberíamos educar y reeducarnos en ser compasivos, solidarios y considerados. La exclusión fomenta la desesperanza que respiramos hoy y mientras no entendamos que esas voces tienen historias, no podremos entender las tensiones que hacen mella, por desgracia, con los más vulnerables.

Hace unos días estuve en dos ciudades intermedias colombianas, distantes casi 400 kilómetros una de otra. En ambas, en congruencia con lo dicho por el reciente censo, el centro de la ciudad, colmado de seres humanos con necesidades básicas insatisfechas y en ambas, gente con su mirada altiva, su ceguera y sordera social, pasando de largo.

Reflexionemos entonces sobre lo dicho por los viejos: el ejemplo no es la mejor forma de educar, es la única. Nuestros niños en especial y todos, debemos entender la magnitud de valorar y respetar al otro como el ser humano que es.

Dar una sonrisa o contestar el saludo, no da cárcel. De nada sirve estar adelante en mil cosas más, si la grosería, la burla y la arrogancia es lo que le dejamos ver al otro. Por eso, mi invitación es a no estigmatizar a nadie. Busquemos en nuestro interior y hagamos cada uno nuestro examen de conciencia al respecto.

Advertise
Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.