La propuesta de Petro para ponerle competencia a la banca privada

"No la vamos a expropiar, no la vamos a molestar, deben pagar sus impuestos, pero deben competir con los servicios de la banca pública en las mismas condiciones", expresó Gustavo Petro.

La propuesta de Petro para ponerle competencia a la banca privada

“El Banco Agrario fue el banco más grande de Colombia; debe volver a ser el banco más grande de Colombia. Debe ser un actor nuevo, entre comillas, pero nuevo en que surge en la competencia por el ahorro del público, en el campo y en la ciudad”.

Así lo resaltó este martes el Presidente Gustavo Petro durante la posesión del Presidente de la entidad financiera, Hernando Francisco Chica Zuccardi; el Director del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), Gustavo Adolfo Marulanda, y la Directora del DANE, Piedad Urdinola, entre otros funcionarios.

En el acto que tuvo lugar en la Casa de Nariño, el Jefe de Estado asignó tareas prioritarias a cada uno de los directivos, entre las cuales destacó que el Banco Agrario debe competir con el sector financiero privado.

“El papel de la banca pública es aumentar la competencia, indudablemente, ahora sí de verdad. Vamos a ponerle competencia a la banca privada. No la vamos a expropiar, no la vamos a molestar, deben pagar sus impuestos, pero deben competir con los servicios de la banca pública, en las mismas condiciones, y eso significa poner a la banca pública en condición de competencia”, explicó.

En el mismo contexto, afirmó que “esta es una tarea fundamental para la reconstrucción económica del país y para la paz”.

Para que el Banco Agrario pueda competir, el Mandatario fue enfático en decir que se requiere implementar mejoramientos tecnológicos y adelantar una capitalización: “Eso necesita capitalización, sí, y hay que ponerla”.

Además, el Presidente Petro subrayó que el beneficiario del Banco Agrario “no es el gran terrateniente, el beneficiario del Banco Agrario es el campesino y sobretodo la mujer campesina asociada”.

“La función de la banca pública es llevar parte del ahorro del público a la financiación de la producción, es decir, de la generación de la riqueza, y en este caso del campo colombiano y del campesinado colombiano”, manifestó.