La soberbia y el error del alcalde en el predial de Popayán

Consultamos a nuestro colaborador Andrés Urrego, luego que el alcalde de Popayán a través de medios de comunicación aliados manifestará que "Tarifas del predial van a bajar en 2023 y se ha tomado la decisión de No aplicar Valorización en Popayán". compartimos con ustedes su contundente respuesta

La soberbia y el error del alcalde en el predial de Popayán

Cada alocución del alcalde de Popayán; Juan Carlos López Castrillón y respecto al tema de la actualización del avalúo catastral realizado por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi y la liquidación del impuesto predial para el año 2022 es mucho peor que la anterior y es peor porque deja en evidencia varios aspectos que en materia de administración pública son fatales. Un asunto como el avaluó catastral y la liquidación del impuesto predial, le han significado al alcalde municipal un desgaste de más de 9 meses teniendo que hablar sobre el mismo tema, todas ellas de forma contradictoria, pues un día dice una cosa, otro día dice otra y en ese mismo sentido toma decisiones, hasta ahora, todas equivocadas y en perjuicio de la ciudadanía de Popayán. De hecho, en una misma alocución se contradice y termina por reconocer cosas como que “el año entrante tendrá un valor más adecuado y más ajustado al mercado y a la situación de Popayán” (sic) Es decir, el de este año, no es adecuado y no esta ajustado. Sigamos, queda en evidencia que era necesaria una modificación anticipada al estatuto tributaria municipal, en cuanto a las tarifas del impuesto predial, pues el avalúo catastral es base gravable para su liquidación y si el avalúo iba a subir, lo mínimo era ajustar la tabla tarifaria, cosa que no se hizo en su momento y en perjuicio de la ciudadanía de Popayán y que solo ahora y ante el descontento general, van a proponer y llevar al concejo municipal, un concejo que se ha caracterizado por todo, menos por la defensa de la ciudadanía y por ejercer un verdadero control político (hay excepciones). El alcalde que en medios dice que todo está bien hecho, pero en carta dirigida al catastro de Bogotá, pide “un acompañamiento a la interventoría” en el contrato con el IGAC porque como él mismo lo señala, existen toda una serie de inconsistencias e incumplimientos en el objeto contratado. Con lo cual también queda en evidencia que una cosa es lo que dice en público y otra muy distinta en los oficios que él mismo firma. Ahora mismo y pasados casi nueve meses de este año, el tema del avalúo catastral está convertido en una verdadera colcha de retazos y cada que el alcalde habla, le añade un retazo más, pues no hay claridad técnica sobre la liquidación del impuesto predial y los propietarios, poseedores y/o tenedores pueden estar siendo asaltados en su buena fe, se puede estar realizando un cobro de lo no debido y por consecuencia un enriquecimiento sin justa causa y un endeudamiento del municipio a favor de terceros. Por último, el alcalde reconoce que es para pagar las deudas del municipio por algo así como doscientos mil millones de pesos que se deben. El predial no es para avanzar es para pagar lo que en nada nos ha beneficiado. Cuanta soberbia y que fatal error.

En este momento, hay una acción popular en curso presentada por el Comité Ciudadano por Popayán y quejas a todos los organismos de control, incluida la Superintendencia de Notariado y Registro para que investiguen y protejan los derechos fundamentales e intereses colectivos que puedan estar siendo vulnerados en dicho asunto. La ciudadanía defendiéndose sola. Es un error la falta de preparación a la hora de gobernar, peor es la soberbia.