Estudiantes universitarios e integrantes de otras organizaciones sociales de Popayán y Timbío adelantan una serie de protestas contra los denominados falsos positivos.

Ubicándose en uno de los puente peatonales del norte de la capital del Cauca, los jóvenes denuncian la cantidad de personas que perdieron la vida de esta forma, y para visibilizar esta situación, exponen supuestos cadáveres en bolsas negras.

A pesar de ser una protesta pacífica, en el marco del día de las víctimas, la Policía procedieron a retirarlos del puente.  

Mientras tanto en Timbío, y de acuerdo con la denuncia de los jóvenes, la Policía lo hizo bajar de puente al momento de protestar contra lo que denominada "la política de sangre y muerte del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez".