La directora de Prosperidad Social, Susana Correa Borrero, informó este jueves que la entidad tiene previsto hasta la fecha invertir más de 9 billones de pesos en los programas de transferencias monetarias durante 2021, especialmente para acompañar a los hogares afectados por la crisis social provocada por la pandemia de covid-19.

Correa participó en el programa Prevención y Acción de la Presidencia de la República para exponer las estrategias de la entidad para garantizar los pagos de estas transferencias monetarias y los otros programas con los que encabeza el trabajo por la superación de la pobreza en Colombia.

El próximo 22 de febrero iniciará la entrega de los pagos acumulados de enero y febrero de Ingreso Solidario para más de 3 millones de hogares bancarizados. Posteriormente, de manera escalonada, continuarán con los no bancarizados.

Este año, “de acuerdo con la instrucción del presidente Iván Duque, los hogares que cuentan con encuesta Sisbén (Grupo C) y se encuentran en el Registro Único de Damnificados por el Huracán Iota en las islas, recibirán también este apoyo mensual, iniciando con más de 500 hogares que resultaron elegibles en Providencia y Santa Catalina”, dijo Correa. El programa invertirá cerca de 3 billones de pesos hasta junio próximo.

En el programa Colombia Mayor la entidad invertirá 2,6 billones de pesos para garantizar las entregas, incluyendo seis pagos extraordinarios. Sus 1,7 millones de participantes recibirán este mes y hasta junio de 2021 un pago adicional, mensual y extraordinario de 80.000 pesos, para un total mensual de 160.000 pesos. El primer pago del año iniciará el 22 de febrero.

En Devolución de IVA, Prosperidad Social ampliará el número de hogares beneficiarios a 2 millones. A partir de marzo, las familias recibirán 76.000 pesos bimestrales, para una inversión total de 912.000 millones de pesos en 2021.

El millón de hogares vinculados será el que, según el Sisbén, vive en condición de pobreza extrema y no recibe en este momento ningún subsidio del Estado y los hogares más pobres que reciben recursos a través de Ingreso Solidario.

El primer ciclo de pagos del programa Familias en Acción iniciará también en marzo. La inversión para esta vigencia será de 1,8 billones de pesos y llegará a 2,2 millones de beneficiarios.

Jóvenes en Acción entregará su primer pago bimestral el tercer mes del año. Tendrá una inversión superior a los 770.000 millones de pesos y ampliará su cupo para apoyar a 102.000 nuevos estudiantes, cumpliendo así la meta del Plan Nacional de Desarrollo: llegar a 500.000 nuevos estudiantes durante este gobierno.

Programas de inclusión productiva

“Prosperidad Social sigue aportando a la reactivación económica y a la generación de ingresos de la población más pobre y vulnerable con sus programas de inclusión productiva”, dijo Correa. Anunció que para 2021 en estos programas se invertirán más de 200.000 millones de pesos (200.032.574.078 pesos).

Infraestructura social y productiva

Este 2021 la entidad entregará 230 proyectos de infraestructura social y productiva. Esto incluye vías urbanas y rurales, plazas de mercado, centros de acopio, centros de transformación, centros comunitarios para jóvenes y adultos mayores, centros de desarrollo infantil, instituciones educativas, parques, mejoramientos de viviendas, entre otros, que beneficiarán a más de 2.000.000 personas y generarán más de 9.900 empleos directos e indirectos. Para ello la inversión destinada es superior a los 460.700 millones de pesos.

“Una de las obras más representativas, que entregamos en 2020, con el apoyo de los ministerios de Cultura, Ambiente y Agricultura y Fontur fue la renovación y transformación integral de la Plaza de Mercado José Hilario López de Buenaventura. La inversión superó los 11.000 millones de pesos, beneficiando a más de 600 personas”, recordó Correa.

Para 2022 la entidad proyecta entregar 550 proyectos que beneficiarán a 4.400.000 personas y generarán más de 18.000 empleos directos e indirectos, con una inversión superior a los 1,3 billones de pesos. Así contribuirá a la reducción de la desigualdad, mejorando la calidad de vida de los más vulnerables.