¡Los caucanos merecemos otra realidad!

Este un rechazo rotundo a la violencia que vive el Cauca, una región que tiene todo para vivir tranquilamente.

¡Los caucanos merecemos otra realidad!

Por Francisco Calderón

¡El Cauca está hecho para otras cosas! Sí, de eso estoy plenamente convencido. Sus gentes merecen otro ambiente, no solamente para contar muertos, tragedias.

Negros, indígenas, blancos, amarillos, pardos tienen el derecho de vivir en esta región próspera, sin que tengan que pagar un alto precio por ello.  

Esta es mi conclusión porque llevo 18 años viviendo acá, y desde hace seis años, una portejadeña me dio familia, descendencia, de ahí que soy de esta región y me duele enormemente ver cómo las comunidades de este departamento solo asisten a la narración que imponen la violencia y la corrupción de sus mal llamados dirigentes políticos.

Por eso dijo, clamando al Dios de los cielos o la 'pacha mama' de los pueblos ancestrales, que nosotros los caucanos merecemos vivir en paz. Así sea con un tostado y una 'aguapanela' al día, pero tranquilos.

Estamos llamados a cambiar esas 'realidades', porque qué mejor herencia para nuestros hijos e hijas que una región tranquila. Se puede.  En esta pedazo de patria hay espacio para todos y todas. Campesinos, empresarios, indígenas, negros.

El acuerdo de paz con la entonces guerrilla comunista de las Farc permitió a los caucanos vivir tranquilamente durante cuatro años. Parecía algo irreal, pero si fue cierto que durante dicho proceso los 42 municipios de esta región gozaron, por fin, de la paz.

Después llegó de nuevo la violencia. Sus dirigentes políticos no fueron capaces de fortalecer esa paz, de brindarles a las comunidades ese privilegio de estar en ambientes pacíficos, tras la salida de la guerrillerada de los territorios. La fuerza pública no alcanzó a copar estas áreas. La inversión, en las mismas, llegó a 'cuenta gotas'.

Esos recursos para los puentes, escuelas, carreteras, hospitales se esfumó como por arte de magia y lo único que florecieron fueron los grupos armados. Otra vez los caucanos acorralados por los violentos.

Ya no más. Esa realidad tiene que cambiar y todo depende de las decisión de sus gentes para que esto suceda, para dejar de contar muertos para narrar historias de vida en una región donde nace el agua, es decir, la vida.

Por eso, ante el nuevo panorama político que nace en el país, los caucanos debemos apostarle a eso, a un cambio por la paz, la reconciliación, para dejar atrás la actual realidad.

Se puede, claro, el Cauca está hecho para muchas otras cosas, como vivir en paz, y si es total; mucho mejor, para concentrarnos en sacar adelante la región, para que sus gentes vivan con hospitales, escuelas, vías decentes.

Porque son las comunidades las llamadas a mostrar ese potencial que tiene este departamento, solo nosotros lo podemos hacer, que es cambiar su historia con nuestras participación activa en la construcción de este departamento.

Correo del autor: franacal1982@gmail.com