Cruzar una 'frontera invisible', le costó la vida a Dany Mauricio Ríos Martínez

Este gravísimo caso de intolerancia se registró en el municipio de Puerto Tejada, Cauca.

Cruzar una 'frontera invisible', le costó la vida a Dany Mauricio Ríos Martínez

¿Porque Dany Mauricio Ríos Martínez, un joven que no estaba en el conflicto de las pandillas, apreciado por toda la comunidad, no podía pasar de una zona a otra en Puerto Tejada?

Esa es la pregunta que la comunidad de este municipio nortecaucano se plantea tras confirmarse el asesinato de este joven de 21 años de edad, que se ganaba la vida comercializando frutas y verduras pero que perdió la vida cuando visitaba a su novia.

Sí, la víctima fue atacada con arma de fuego cuando salió de su barrio La Cabaña para llegar al sector donde su novia vive, esto es, la zona del Escape. Sin embargo, y por esa guerra entre pandillas, Dany Mauricio Ríos Martínez fue atacado por otros jóvenes, porque cruzó la denominada 'frontera invisible'.

"Es la guerra entre esos grupos de jóvenes, quienes se matan por cosas como cruzar una calle, saludar a un familiar de los rivales, son cosas absurdas, pero que ponen los muertos acá en Puerto Tejada. Dani visitaba a su novia, en una supuesta zona donde no debía estar, por eso lo balearon en la noche del pasado domingo 4 de septiembre", denunciaron periodistas de este municipio.

El caso ha causado mucha consternación en este municipio del norte del Cauca porque la víctima era reconocido como un honrado trabajador: comercializaba plátano, yuca, papa, cilantro, tomate, cebolla, esto como forma de tener los recursos necesarios para él y su familia.

Pero no, esa violencia absurda que registra en Puerto Tejada puso fin la vida de este joven. El caso, uno más, fue denunciado a los medios con la esperanza de que las autoridades brinden una solución a esta problemática y la tranquilidad regrese a este municipio.

"Dany era un joven trabajador, echado para adelante, no le importaba salir con su carreta para vender revuelto, una sonrisa siempre en su rostro, aficionado de Nelson Molina, donde me veía me saludaba y no le importaba la hora ni el espacio. El único "error " que cometió fue pasar a una zona diferente donde vivía. . Cuando la intolerancia de alguien le quito la vida", denunciaron los periodistas.