Me disculpan……

/ Opinión
Por: Periodicovirtual.com

Me disculpan……


Por: Jaime Yanza

En plena pandemia llega a mis manos el libro “Los mejores crucigramas de Fray Lejón”, publicados en el periódico El Tiempo en las décadas de los 60 y 70. Al final del libro vienen las respuestas en un sobre, pero por lo viejo, éstas se perdieron. Resolverlos, todo un reto, algunos se hacen imposibles debido a que las respuestas son palabras utilizadas en la jerga popular de esa época, otros porque sus premisas son altamente metafóricas y las más figuradas con lo que uno queda a merced del autor. Yo, crucigramista de vieja data, versado en la materia y ducho en combinación de palabras para que las letras me den la guía de otras respuestas, me sentí impotente ante la dificultad de los crucigramas. Para resolverlos consulté libros de historia, enciclopedias, diccionarios, atlas de mapas y claro, la internet, pero resultaron tan difíciles que de los 195 que trae el libro sólo logré resolver en su totalidad 11.

Pero no es la dificultad de los crucigramas el tema de mi columna, es el autor: Fray Lejón (Federico Rivas Aldana), nunca lo conocí y es muy poco lo que pude investigar de él, pero a través del libro puedo concluir que era un militante sacro del partido Conservador, admirador y fanático de la Ultraderecha, aquella que raya en el fascismo. Fray Lejón no dudaba, a través de sus crucigramas, de tildar de liberaluchos a los militantes del partido opositor y de viles a los de la Anapo, partido de izquierda de la época. Según su criterio ultraconservador los prelados de la iglesia tenían categoría de eminentísimos, su ídolo y referente político era el dirigente Conservador Laureano Gómez a quien por su filosofía de Templario lo apodaban “el monstruo”. No creo equivocarme si digo que Fray Lejón en sus tiempos manifestaba: “el Dr. Laureano Gómez es el mejor presidente que ha tenido Colombia”. Creo que el autor de los crucigramas murió convencido de que sólo la ideología del partido Conservador y la orientación de sus dirigentes eran capaces de salvar a Colombia de una hecatombe.

Me sorprende de Fray Lejón su fidelidad política, no sus ideales. Me ubico en la actualidad y sólo puedo concluir que los fanatismos, sobre todo los políticos pueden conducirnos a sombrías praderas donde los campos de la esperanza perecen sin misericordia alguna. Vale la pena pensar un poco más la política y actuar pensando en nuestro presente y en el futuro de las nuevas generaciones, al fin de cuentas vivimos en una democracia y eso nos permite ciertas libertades.

Opinó: Yeyo Macabeo

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.