¿Las autoridades de salud y judiciales están en capacidad de atender las necesidades de los ciudadanos?

Esa pregunta se plantea tras conocerse el caso de la ama de casa Rosalia Casso Alos, una humilde mujer que se dedicaba a labores del campo, conservando sus tradiciones, como cocinar en leña.

Esta última situación posiblemente le ocasionó problemas respiratorios que determinaron que especialistas la valorara por eso se dio su trasladado en ambulancia a Popayán.

Pero en el trayecto el vehículo medicalizado sufrió un accidente por eso esta mujer terminó en un centro médico de la capital caucana, donde horas después murió.

El caso fue manejado como Covid-19 por lo que allegados a la ciudadana, en medio de la extrañeza, hicieron los trámites para su cremación.

"Cuando el cuerpo estaba a punto de ser ingresado a un horno crematorio, personal médico del hospital informó que el deceso de Rosalia no fue por Coronavirus, ni sospecha del mismo: la mujer según reporte, perdió la vida por un golpe en la cabeza que sufrió en el accidente de la ambulancia", informó un reconocido periodista judicial de Popayán.

Por eso el cuerpo sin vida fue transportado nuevamente al hospital y allí permaneció nueve días. Luego, tras varios trámites, fue llevado a Medicina Legal y luego entregado a sus familiares.