Mariana Cabezas Eljach, víctima de violencia física, cuenta lo ocurrido el pasado 01 de enero, cuando su ex pareja sentimental la agredió frente a varias personas, y nadie la ayudó.

De acuerdo con la mujer, el hecho ocurrió en la portería del Conjunto Residencial Montserrat, vía al Bosque, norte de la ciudad de Popayán, donde al intentar pedir ayuda de la familia del supuesto agresor, estos no lo hicieron.

"No sé por dónde empezar porque no es fácil decir esto y menos públicamente, el día 1 de enero de este año mi ex pareja me maltrató físicamente, los hechos ocurrieron en la portería del conjunto Montserrat, todo comenzó con una discusión, esta persona estaba en un estado de embriaguez muy alto, estábamos donde sus primos y el ambiente se tornó pesado por lo cual no quería seguir ahí, pero él sí y tampoco quería que me fuera, así que empezamos a discutir y este me agarra del cuello muy fuerte, a tal punto que me estaba quitando el aire", señala la denuncia.
Fotografía de como quedó el cuello. 

Luego, Cabezas logra soltarse del agresor, quien le da dos puños en el rostro, ya que la joven decidió terminarle por la forma como la había tratado.

"El golpe fue tan fuerte que desvió mi tabique y necesité una septorrinoplastia de urgencia", resalta Cabezas.

Así quedó la nariz de la mujer. 
"Mi instinto fue devolverme con las personas que estábamos en el apartamento, pues habían mujeres, y muy ingenuamente pensé que me ayudarían, subí al apartamento y al principio fue así, luego el portero lleva al muchacho al apartamento en donde este niño empieza a inventar que había dicho varias cosas para justificar sus actos, y como era su familia lo apoyaron", añadió.

En la denuncia, la joven deja claro que al sitio llegaron uniformados de la Policía, con quien logra salir hasta su lugar de residencia y pasadas dos horas, "Sebastián", como se llama el presunto agresor, comienza a buscar a la víctima, y hasta a decirle que la perdone.

"Me llegan amenazas de él, y a las 2 horas me llama y me escribe a decirme que nos veamos, que él me pedía perdón y que siguiéramos normal, a lo que obviamente no accedí, después de ese día, no volví a saber absolutamente nada directamente de él. Al día siguiente me dirigí al hospital y a la fiscalía a poner el denuncio".