¡Ni una más!

/ Opinión
Por: Claudia Quintero

¡Ni una más!

“¡Estaba bailando!” Dijeron los medios, frente al caso de Juliana, la niña Misak agredida sexualmente, asesinada y tirada cruelmente al rio. Otros gritaron: “¡la criminalidad en Santander de Quilichao!”. No es la rumba ni la inseguridad, es el odio a las mujeres, es la guerra a la cual nos están sometiendo en el Cauca y en el país.

Una niña o mujer en Colombia puede llegar a sentir que tiene todo en contra por serlo, puede sentir que le han declarado la guerra.

Juliana y Emely Suleiny eran dos niñas de comunidades indígena y afro que sufrieron atroces asesinatos. En el Cauca la violencia de género se conoce a diario, pero las condenas por estos crímenes brillan por su ausencia.

En noviembre del año pasado entregamos, con la Corporación Anne Frank varios premios a personas que aportan a la erradicación de la violencia contra la mujer, premiamos al Coronel Nelson Díaz Pinzón, entre otros. En ese momento, me llamó a la reflexión el premio que entregamos a la doctora Claudia Patricia Adrada, no por oponerme al reconocimiento a la profesional, ella realiza una labor extraordinaria, si no, reflexioné en el contexto. La doctora Adrada reconstruye rostros destrozados por la violencia de género, ¿esa es la razón por la cual ella se preparó? ¿estudio cirugía plástica y reconstructiva para tratar de sanar rostros desfigurados por el machismo? Evidentemente no.

Mientras no exista una política pública efectiva, que fortalezca pilares necesarios para la erradicación de la violencia estructural y con enfoque interseccional, no podemos decir que el Cauca se trabaja “por la mujer”. Tenemos una secretaría bastante mediática y carismática, que, siempre se queda en el simple repudio, ante la limitación de las acciones o el rango de acción. La secretaria de la mujer Rocío Cuenca puede tener mucha voluntad, pero sin una justicia fortalecida, un sistema de prevención efectivo y sin una re-construcción del lenguaje machista y sexista en el departamento, esto seguirá ocurriendo.

Dentro de los planes por la erradicación de la violencia contra la mujer, no se conoce la implementación de una casa refugio por parte de la gobernación para atender a quienes deciden huir y enfrentar a los agresores, tampoco tenemos abogados pagos por la entidad, que hagan litigio estratégico para conseguir sentencias que brinden acceso a la justicia a las víctimas, y respecto al lenguaje tibio de la secretaría, ¡Deben decir las cosas cómo son!, reconocer que tanto comunidades de mestizos , negros o indígenas, todos sin excepción son violentos contra las mujeres y niñas. ¿cuál es el temor?

La violencia de género en el Cauca se debe combatir más que con videos lindos o buenas intenciones.

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.