Ante la Fiscalía y la Jurisdicción Especial Indígena fue denunciado el caso de un niño de 2 años que murió luego de ingerir un medicamento que según su madre le entregaron en una jornada de salud en zona rural del municipio de Almaguer, en el sur del Cauca.

Los familiares del pequeño, procedentes del Resguardo Indígena de Caquiona, aseguraron que la progenitora le suministró al menor el fármaco que le dieron en la brigada que se llevó a cabo en la vereda Balcón Cruz.

Weimar Majín, padre del niño fallecido, explicó que la madre le dio la mitad del frasco del medicamento que le entregaron, y a los pocos minutos de desmayó.

Gloria, tía del menor, detalló que en la fórmula que firmó el médico tratante aparece el medicamento “Albendazol”, pero a la madre le entregaron “Tramadol”, un analgésico que afecta el sistema nervioso y que es utilizado en pacientes adultos con dolores severos.

La ciudadana también denunció que después del episodio, hubo negligencia médica en la atención que le brindaron al niño, pues estuvo con vida durante varios minutos, pero “no lo pudieron canalizar ni realizarle un lavado”.

Jorge Dicué, coordinador regional de la EPS indígena a la que se encontraba afiliado, aseguró que están dispuestos a colaborar en la investigación para aclarar lo sucedido.

“Nuestra EPS está en la disposición de colaborar y coordinar con todo lo que haya que hacer frente al debido proceso, hasta que podamos llegar al final”.

Entre tanto, la Secretaría de Salud Departamental anunció que también trasladará la investigación al Invima.

Nota tomada de https://www.wradio.com.co/