Andrea Cortés Guarín, la primera mujer trans que hizo parte de la Policía Nacional, fue destituida este lunes de la institución y tampoco podrá ejercer cargos públicos por 11 años.

La patrullera estaba siendo investigada tras la denuncia interpuesta por la regente de una droguería, ubicada en el centro comercial Titán Plaza en Bogotá, quien señaló a la uniformada de haberse llevado una crema para el contorno de los ojos sin pagar.

Durante la lectura del fallo que se realizó este 4 de octubre, se describió la secuencia de las imágenes de la cámara de seguridad del local, video que apoya las conclusiones de la investigación según la cual la patrullera se llevó la crema a conciencia y sin pagar  descartando que hubiera un error por parte de la cajera.

Frente a lo sucedido, Cortés publicó un video en sus redes sociales en la tarde de este martes. Llorando aseguró que: "De verdad, de corazón, a la gente que cree en mi inocencia muchas gracias. No tiene sentido seguir luchando con una institución que a una mujer trans la ve como antinatural. La gente no sabe, no se imagina, por todo lo que yo he pasado. Institucionalmente han hecho conmigo lo que se les ha dado la gana. De verdad, a la gente que me aprecia, muchas gracias".

En la audiencia de descargos, la uniformada mencionó que nunca tuvo la intención de llevarse la crema sin pagar, que jamás lo habría hecho, porque "no es una ladrona y su función es salvaguardar y velar por los derechos de los ciudadanos".

Sobre la decisión, Ellis William Reinel Vásquez, abogado de la patrullera, le dijo a EL TIEMPO que no van a apelar, sino que van a presentar la revocatoria del fallo "para que sea la Procuraduría General la que se pronuncie”.

En el fallo se afirma que la patrullera Cortés incurrió en falta gravísima a título de dolo "por apropiarse de pertenencia de particular en beneficio propio".

"Se identifica que la funcionaria de la Policía (la patrullera Cortés), en un descuido de la señora (la regente de la farmacia), toma la crema del contorno de ojos y la mete en una bolsa (...) y se retira sin pagarla", se indicó en la exposición del fallo.

En el proceso se vinculan dos facturas, una por 13.500 pesos por unas pastillas y otra por 10.000 pesos por unas gasas.

Según el fallo, la patrullera tomó la crema de contorno de ojos "por un valor de 141.000 pesos para su beneficio propio", lo cual quedó demostrado, según la sentencia, con base en la investigación adelantada en "hechos de tiempo, modo y lugar". Para el despacho a cargo del caso, la patrullera actuó con dolo.

Cabe anotar, que Cortes, estuvo en el departamento del Cauca, exactamente en los municipios de Santander de Quilichao y Puerto Tejada, dónde realizó diferentes labores correspondientes a su cargo.

Noticia tomada de: El Tiempo