Nos unimos o nos hundimos

/ Opinión
Por: Álvaro Jesús Urbano Rojas

Nos unimos o nos hundimos


Llegó la hora de unirnos en un proyecto político-económico que nos permita construir caminos de entendimiento para cambiar el devenir de nuestra historia reciente. Caminamos en círculo, como en la patria boba, con equívocos que nos atrapan en un remolino de tensiones sociales que no nos deja salir a flote sumidos en una crisis que nos impide avanzar al ritmo de otros departamentos como Nariño, el Huila y los del eje cafetero, regiones que hace 20 años  estaban rezagadas del contexto nacional.

Algunos estudiosos de la geopolítica opinan que  carecemos de una dirigencia significativa a nivel local y nacional, nuestros mandatarios padecen de miopía política y los Senadores y Representantes están afectados por una falsa ceguera, donde la ineptitud y la pasividad de los diferentes actores, impide avanzar. Tenemos desfinanciado el Sistema Estratégico de Transporte  Público, una Popayán al borde del colapso financiero, un contrato de obra de doble Calzada  Popayán- Santander de Quilichao, sin cierre financiero, ni licencia ambiental y con problemas de consulta previa con comunidades indígenas, pues la Corte Constitucional, dejó sin efecto las  consultas del 2017 por no  consultar a los indígenas Nasa  del cabildo La Laguna, comunidad ubicada a cinco kilómetros de la vía; la Corte en acción de Tutela ordenó realizar nuevas consultas que retrasarían la obra por más de cinco años, haciendo inviable su ejecución y agravada la situación por la carencia de una dirigencia con protagonismo político, inane ante la inejecución de una obra tan vital para el Departamento del Cauca.

Es inaplazable orientar a Popayán y al Cauca en emprendimientos que generen riqueza, desarrollo científico y excelencia en la educación superior para  disminuir  la pobreza y los niveles de concentración del ingreso. El Cauca tiene una economía volátil, sin dinamismo laboral, no sólo desde la demanda sino también desde la oferta, baja industrialización, indignos ingresos per cápita, adicionalmente, sufre las arremetidas bélicas de las disidencias de las Farc, las bandas criminales y la desestabilización moral y financiera por parte de la corrupción, por lo que se requiere  de una política pública contra la criminalidad  tendiente a atraer empresas del sector real para fortalecer la economía caucana.

Tenemos que  atacar el decrecimiento económico que desestimula la inversión y genera desempleo, hay que potenciar el turístico, que opera en red y requiere inversiones en carreteras, hostales y apoyo político, entre otros, siendo los recursos geográficos y la cualificación de mano de obra los únicos factores con que cuenta el departamento, también  el sector educativo podría ser protagonista pues en nuestros territorios hay más de quince universidades con capacidad profesional y técnica para  atender a 60 mil estudiantes que le aportan a la economía más de  ochenta mil millones de pesos.

Por falta de mecanismos de regulación de precios, tenemos los servicios públicos y combustibles más costosos, la plusvalía de la propiedad inmobiliaria disparada por efectos del poder adquisitivo del narcotráfico, estamos a merced de la polarización política, no hemos resuelto el tema de la minga indígena, nos abruman los excesivos impuestos y la falta de inversión social, no hemos erradicado los cultivos ilícitos, la minería ilegal. El Cauca sigue mostrando indicadores de inequidad por debajo del promedio nacional.

Hay que trabajar para superar la mezquindad mental, la envidia y la mediocridad en los emprendimientos empresariales. Los nuevos gobernantes tendrán que descifrar cómo superar las barreras y talanqueras que nos impiden unirnos para emprender proyectos sostenibles y sustentables, ante la inactividad nugatoria inoportuna e ineficiente del gobierno central, que desconoce e inaplica los principios de solidaridad, complementariedad y subsidiaridad que rigen la Administración Pública.

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.