¡Ojalá mi hijo quiera ser presidente!

/ Opinión
Por: Periodicovirtual.com

¡Ojalá mi hijo quiera ser presidente!


Por: María Paulina Arteaga De Brigard

Durante los últimos meses, hemos visto múltiples manifestaciones de inconformidad frente a lo que sucede en nuestro país. Hoy me voy a tomar el atrevimiento de hacer una pequeña reflexión desde mi mayor aporte a la sociedad: ser madre de 2 niños.

Llevo varias décadas, preguntándome: ¿cómo puedo aportar en mi metro cuadrado para resolver los problemas de mi sociedad? Y, tristemente, veo que cada vez se presentan más y más problemas de corrupción, desigualdad e injusticia, entre otros; en fin los seres humanos, no solo en Colombia, sino en el mundo en general, nos volvemos cada día más individualistas, olvidamos la importancia de vivir en sociedad.

Todos, no conozco a la primera persona que no lo haga, nos conmovemos cuando observamos ejemplos de cooperación, de solidaridad o de trabajo en equipo; no solamente en actos de gran heroísmo como los que demuestran algunos en situaciones de extrema necesidad, sino también en situaciones irrelevantes o cotidianas como puede ser el programa de concurso en televisión o la película que nos muestra un poco de este comportamiento pero, ¿en realidad es eso lo que estamos enseñando a nuestros hijos?.

Veo en los colegios que permanentemente estamos poniendo a los niños a competir para ser el “mejor del curso” OJO no “lo mejor que pueda ser”; no, esto no nos parece suficiente… y no nos engañemos, eso no es cosa de las directivas del colegio, somos los papás y mamás los que salimos a compararnos unos con otros.

Veo papás y mamás que permanentemente dicen: “yo trabajo muy duro para darle a mi hijo todo lo que yo no tuve” o, simplemente, “para que no le falte nunca nada”, nunca he oído a un papá o a una mamá decir “yo trabajo para mostrarle a mis hijos que tienen un deber de servicio con la sociedad, que nos debemos los unos a los otros”.

Veo papás y mamás que reflexionan frecuentemente con sus hijos sobre la injusticia social, la corrupción y los malos gobernantes que nos lideran; pero no los veo explicarles la importancia de pagar los impuestos para poder tener ciudades más prósperas o, la necesidad de respetar las normas ciudadanas para mejorar la convivencia de todos.

Veo papás y mamás muy preocupados por la falta de respeto de sus hijos, pero no los veo explicándoles la necesidad de respetar la autoridad aún cuando no sea tan “importante” como ellos, porque gracias a esa autoridad la seguridad de todos se ve garantizada.

En fin, mi pregunta final es ¿Qué sucedería si mi hijo llegara a ser presidente de este país?, ¿Estoy segura que la corrupción encontraría una zancadilla?, ¿Creo que se preocuparía más por servir que por tener el poder?, ¿Acaso podría sentarse a la mesa con todos los electores sin percibir ninguna diferencia?... Seguro que cada uno puede seguir añadiendo algunas preguntas, ojalá lo hagamos. En alguna de nuestras familias está el futuro presidente.

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.