El caso sucedió en Sabanalarga, Atlántico cuando un funcionario de la Sijín de la Policía alza por el cuello a un detenido y luego lo lanza contra una pared.

Mientras tanto, otras personas, posiblemente también policías, presencian la escena, incluso de ellos, graba el momento con su teléfono celular.

Luego, parte de ese video empezó a circular en las redes sociales, generando indignación por la forma cómo se presentaron los hechos, para muchos, un flagrante caso de abuso policía que raya con un acto de tortura.

Por el momento, la Policía anunció que investigará el caso para tomar las correspondientes sanciones disciplinarias, y si es del caso,  ayudar a la justicia para entre a determinar si esta conducta fue contraria a la ley penal colombiana.