Una pequeña comerciante del centro histórico de Popayán denunció que dos delincuentes ingresaron a su venta de comida para después robarle el celular a ella y a tres jóvenes que permanecían en el sitio.

“Era dos sujetos, uno de ellos portaba una pistola, entraron diciendo que era un atraco, yo atendía el negocio y a mi hija, que hacía tareas con el celular, cuando me volteé, ya me percaté que tenían casco y que nos apuntaban, el compinche le gritaba que nos disparara porque les hacíamos perder tiempo”, relató la víctima.

Es que la comerciante, a pesar de terror al ser amenazada con arma de fuego, intentó esconder el celular ya que era la herramienta de estudio de su pequeña, pero no, los antisociales se dieron cuenta de esta maniobra.

“Se enojaron más cuando vieron que intentaba esconder el celular, por eso el otro gritaba más que me  disparara para que aprendiera a respetar, porque les estaba haciendo perder el tiempo, mientras decían eso, requisaron a los jóvenes para robarle los maletines que portaban”, relató la víctima al exponer que robo sucedió alrededor de las 6:00 de la tarde del pasado miércoles.

Para esta comerciante es preocupante la inseguridad que se registra en Popayán, incluso en el tradicional sector histórico, por eso agregó que “se nota que ya no le importamos cinco a las autoridades, pareciera que le da igual que nos mate o nos roben, a esos muchachos se le llevaron los celulares y dos portátiles que tenían en los maletines y dejaron a mi hija cómo hacer tareas”.