Pesar por el fallecimiento de Jorge Enrique Saa Navia

Por: Manuel Saa

Pesar por el fallecimiento de Jorge Enrique Saa Navia

"Nació hace casi 85 años en Santander de Quilichao, el segundo de los 6 hijos del matrimonio cristiano que formaron Blanca Navia Varona y Jorge Enrique Saa Iragorri

En Quilichao, su amado terruño, pasó sus primeros años, aprendió sus primeras letras y acompañó a sus tíos alemanes a lo largo del injusto encierro de que fueron víctimas durante la segunda guerra mundial, solo por el hecho de su nacionalidad.

Ya en Popayán, terminó sus estudios primarios en el colegio de don Álvaro Torres y luego adelantó su bachillerato en el Liceo de la Universidad del Cauca. Después de algunas vueltas entró a la escuela de suboficiales de la armada nacional y finalmente terminó su formación de comercio en la ciudad de Cali.

De regreso a la ciudad de Popayán inició su vida laboral en Pavimentos Unidos, empresa que tenía a cargo la construcción del tramo Popayán – Piendamó de la carretera panamericana y Luego de un trasegar por otras empresas, fue encargado de la Agencia de Seguros Bolívar en la ciudad. Vinculado a esta prestigiosa empresa, inició su carrera en la industria de los seguros en la que completó más de 59 años de ejercicio destacado por su conocimiento técnico y su ética que lo llevó a ser líder en la ciudad en este ramo comercial.

Participó en la creación de múltiples empresas en la ciudad y la región, apoyó emprendimientos industriales, agroindustriales y de servicios buscando mejorar las condiciones socio económicas. Impulsó la industria agroforestal con la intención de buscar que los habitantes del campo tuvieran alternativas de desarrollo. Siempre decía que quien tuviera madera en el siglo 21 sería exitoso.

En 1983, luego del terremoto de Popayán, asumió con responsabilidad, más allá de su deber, la recuperación de la casona histórica de Antomoreno, tomando los riesgos que esto implicaba, y luego de 3 años concluyó esta titánica labor, de la cual; los payanes nos sentimos orgullosos.

Ya en el ocaso de su vida laboral emprendió con entusiasmo en 2012 el apoyo a la refundación del diario El Liberal luego de la salida de la ciudad del grupo Galvis.

Hoy, casi 10 años después de esta quijotesca empresa, El Liberal continúa siendo un medio de comunicación respetable.

En compañía de Elvira Caicedo, el amor de su vida levantó un hogar lleno de amor y dedicación basada en la ética y principios cristianos. De esta unión han nacido 4 hijos, Tulia Elvira, Manuel Andrés, Jorge Eduardo y Francisco José y de ellos 11 nietos y 2 bisnietos, quienes siempre recibieron su ejemplo, pero sobre todo su amor.

Siempre exigente con sus seres queridos, por saber y entender que tienen la obligación moral de preservar su legado y corresponder a su ejemplo para con su familia, ciudad y su país. En palabras de su nieto Camilo Vergara Saa, era el mejor abuelo del mundo y algo similar podemos decir todos sus descendientes".

A través de las redes sociales se pueden leer mensajes de admiración por el legado que deja Jorge Enrique Saa Navia