Pescador atrapó un enorme tiburón, pero algo aun más grande lo destrozó de un bocado

/ general
Por: Nicolas Lobatón González

Pescador atrapó un enorme tiburón, pero algo aun más grande lo destrozó de un bocado


Un enorme tiburón mako capturado por un pescador australiano fue medio devorado por un depredador aún más grande.

Es un mundo de tiburones que comen tiburones, como descubrió un pescador australiano esta semana.

Mientras pescaba tiburones pequeños en la costa de Nueva Gales del Sur, Trapman Bermagui, también conocido como Jason, enganchó a un tiburón ballenero de bronce, que fue devorado por otro animal, un tiburón mako enorme.

Antes de que el enorme tiburón pudiera ser arrastrado, sin embargo, fue presa de una criatura aun más grande, que devoró todo el cuerpo, excepto la cabeza del tiburón mako.

“No vimos lo que se comió al mako”, dijo Jason a CNN, estimando que el tiburón intacto habría pesado “al menos” 250 kilos. La cabeza sola pesaba unos 100 kilos, dijo.

Cuando la tripulación cortó la carne de la cabeza del mako, encontraron otra sorpresa: el pico de un pez espada, incrustado en la carne, que Jason especuló fue el resultado de “una antigua batalla”. El hallazgo destacó los “increíbles poderes curativos del tiburón”, escribió en Facebook.

Mirando el tamaño del tiburón, y la mordedura, es tentador especular que el poderoso mako fue víctima de algún gigantesco depredador del océano, uno adecuado para una película apocalíptica de Hollywood sobre catástrofes.

Sin embargo, ese podría no haber sido el caso. Jason especuló que el culpable era un tiburón tigre, y le dijo a CNN: “Hay muchos por el momento”.

Los tiburones tigre se encuentran entre los tiburones más grandes del océano, según la Fundación de la Gran Barrera de Coral de Australia, que crecen entre 3 y 5 metros de largo y pesan entre 360 y 680 kilos.

Clive Trueman, profesor asociado de Ecología Marina en la Universidad de Southampton en el Reino Unido, dijo que el mako probablemente era inusualmente vulnerable porque estaba atrapado en el gancho.

“Una vez enganchado, las luchas de un tiburón (u otro pez) probablemente atraerán tiburones y otros depredadores”, dijo a CNN. “Un animal enganchado puede ser mordido por peces que, de otro modo, podrían no ser lo suficientemente grandes como para enfrentarlo si nadara libremente”.

Tyler Bowling, gerente del programa del Programa de Investigación de Tiburones de la Florida en el Museo de Historia Natural de la Florida, dijo a CNN que el mako probablemente fue atacado por un gran tiburón blanco o similar.

“Las orcas también atacarán a los tiburones grandes para comer sus hígados, pero las marcas de mordeduras se parecían a las de un tiburón, así que probablemente fue un tiburón blanco”, dijo.

Por más alarmante que pueda parecer la foto, no hay motivo para el pánico, según Bowling. “Este tipo de cosas sucede un par de veces al año”, dijo.

Tomado de: cnnespanol.cnn.com

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.