Popayán: la 'bomba de tiempo' que es la escuela que convirtieron en carceleta

La decisión de la alcaldía de adecuar este espacio para ubicar detenidos tiene en jaque a la comunidad de los barrios San Francisco y Modelo.

Popayán: la 'bomba de tiempo' que es la escuela que convirtieron en carceleta

En Popayán, la escuela que la convirtieron en una ‘carceleta ‘ ahora es una verdadera ‘bomba de tiempo’ para la comunidad de los barrios San Francisco y Modelo.

De hecho, el concejal Dilfredo Ríos Herrera manifestó que se le ‘erizó la piel’ al ingresar a este lugar y comprobar las condiciones infrahumanas que permanecen los detenidos.

De ahí que considera como una irresponsabilidad del mandatario de Popayán, Juan Carlos López Castrillón, el autorizar un centro transitorio de reclusión donde funcionaba la Escuela Laura Valencia en este punto de la comuna cuatro.

También el personero nunicipal, Jaime Andrés Bonilla Vallecilla y la mesa directiva del Concejo de Popayán realizaron una visita de verificación al centro transitorio de reclusión.

De esta forma evidenciaron falencias en cuanto a infraestructura, salubridad, hacinamiento, entre otros temas, que transgreden evidentemente los derechos fundamentales de las 170 personas que se encuentran en aquel lugar, privadas de la libertad cuando el cupo es de 80.

«El 19 de noviembre de 2019, los concejales de Popayán discutieron la propuesta de la administración municipal de convertir la institución educativa Laura Valencia en un centro transitorio de reclusión, entre ellos José Alexander Campo, entonces presidente de la corporación, pero solo se quedó en palabras», denunciaron los funcionarios.

Hay que recordar que en el pasado gobierno local, liderado por César Cristian Gómez Castro, se decidió que se tenía que desocupar la sede de la institución educativa porque la infraestructura representaba peligro para la comunidad estudiantil.

Por eso después, y ante la crisis carcelaria, las autoridades locales tomaron la decisión de convertirla en una carceleta, la cual ahora representa un peligro para la comunidad y comerciantes del lugar, cercano al centro histórico de la capital del Cauca.