En todas las comunas de Popayán la gente adelanta un cacerolazo contra el gobierno de Iván Duque Márquez.

Esta singular forma de protestar se suma a las marchas que los estudiantes adelantan en algunos sectores de la ciudad, uno de ellos frente al hospital Universitario San José.

"Estamos mamados del mal gobierno, que la gente tenga que aguantar hambre y la solución sea subirle los impuestos, eso es ser miserable", manifestó Sonia Calvache del barrio El Pajonal, donde los vecinos participan del cacerolazo.

De un momento a otro, en los barrios comenzaron a sonar las ollas y trompetas como forma de rechazar la medida del alcalde Juan Carlos López Castrillón de decretar el toque de queda como forma de contener la insatisfacción ciudadana y los desórdenes.  

Mientras tanto, la secretaria de gobierno de Popayán, Elvia Rocío Cuenca, rechazó los ataque contra la Centro Administrativo Municipal, CAM, por parte de varios vándalos.

"Rechazamos todos los hechos de violencia, la Fuerza Pública ha tenido que actuar en defensa de los establecimientos, buscamos que esto cese”, dijo su momento la funcionaria.

A raíz de esto el alcalde de Popayán, Juan Carlos López Castrillón, decretó la medida de toque medida que ya cumple dos días.  

Otros comerciantes rechazaron los actos vandálicos contra sus locales, como el caso de tradicional restaurante Pío-Pío, donde los violentos robaron las letras del aviso de la sede centro.