Esta inequidad social genero manifestaciones multifactoriales desencadenadas por el anuncio del proyecto de reforma tributaria propuesto por el gobierno de Iván Duque, realizadas inicialmente con el objetivo de lograr la eliminación de esta propuesta, las cuales; se acentuaron aún más por el uso desproporcionado de la fuerza por parte de las autoridades.

Sin embargo; en Popayán y el Cauca la grave crisis económica cada día de bloqueos de la vía Panamericana, complica más la ya difícil situación de las mayorías, que son los más vulnerables teniendo en cuenta; que al día de hoy completamos 36 días de bloqueos, además; vale la pena recordar que muchos sectores vienen sufriendo crisis económica desde el año pasado por el aislamiento ordenado por el gobierno nacional para poderse preparar y atender la pandemia.

Algunos inescrupulosos han aprovechado la dramática situación para cometer más injusticias, sobre todo; contra los más vulnerables, subiendo los precios en algunos productos haciendo inalcanzable su compra.

El fin de semana pasado se generó una luz de esperanza, tras el anuncio de Los movimientos sociales, los cuales; dieron a conocer el desescalamiento del bloqueo de la vía Panamericana en el Cauca.

Lamentablemente esto no se dio por parte de algunas comunidades indígenas del Cauca, representadas por el CRIC, cuyo consejero mayor es el señor Hermes Pete, quién dio la orden de mantener los bloqueos, exigiendo al gobierno del presidente la Republica de Colombia  Iván Duque desmilitarización y la presencia del Fiscal Barbosa para no bloquear la Panamericana, situación  que se sale de las manos a las autoridades de nuestro departamento como son el gobernador del Cauca Elías Larrahondo Carabalí y al alcalde de Popayán Juan Carlos López Castrillón, a quienes hoy queremos reconocer, destacar y hasta agradecer el hecho de privilegiar el dialogo por encima de la fuerza.

Para nosotros siempre la vida es y será sagrada, sin lugar a dudas; el dialogo salva vidas. Hoy nos duele el alma y el corazón ver como la falta de empatía de algunos de nuestros líderes, quienes deberían tener la capacidad de escuchar a todos, sin distingos; y en la medida de lo posible NO afectar a quien no lo merece, como son nuestros pequeños y medianos empresarios, pero lo más trágico;  son los miles de payaneses que están apunto de perder sus empleos.

Obviamente y para finalizar no podemos dejar de reconocer, esa lección de dignidad que nos han dado las organizaciones sociales, los jóvenes, las comunidades afro e indígenas de nuestro sufrido Cauca, jamás dejaremos de insistir en que solo unidos y pensando en el otro prevaleceremos.