Por presuntos seguimientos ilegales, Procuraduría formuló cargos a dos coroneles de la Policía

​​Al parecer, los oficiales habrían omitido la solicitud de trabajo para recolectar, analizar y divulgar información de contrainteligencia de otro coronel de la institución.

Por presuntos seguimientos ilegales, Procuraduría formuló cargos a dos coroneles de la Policía

La Procuraduría General de la Nación profirió pliego de cargos contra el exjefe del Área de Contrainteligencia de la Dirección de Inteligencia Policial, coronel (r) Carlos Alberto Martínez Rodríguez (2019 – 2020), por la presunta construcción de productos de inteligencia y contrainteligencia con falsedad ideológica y descontextualización de la información recolectada.

El Ministerio Público señaló que Martínez Rodríguez habría omitido la solicitud de trabajo para recolectar, analizar y divulgar información de contrainteligencia del oficial, a quien acusó de relacionarse con personas vinculadas a actividades irregulares en San Victorino, en la ciudad de Bogotá.

La Entidad indicó que, al parecer, el funcionario presentó al director de Inteligencia Policial, brigadier general Jesús Alejandro Barrera Peña, un informe con el supuesto incremento patrimonial del coronel, y exigido dádivas a uno de los individuos identificados en sus interceptaciones.

El ente de control también formuló cargos al jefe del Grupo de Verificaciones Internas, teniente coronel (r) Carlos Antonio Ardila Rocha (2019), por presuntamente efectuar actividades de inteligencia y recolección de información, sin disponer de una misión de trabajo.

La Procuraduría adujo que, con su comportamiento, los servidores posiblemente se sustrajeron del interés público sobre el que se estructuran el cargo y las funciones que desempeñaban, e incurrieron en una conducta contraria abiertamente antijurídica, que por su naturaleza sustancial afectó sus deberes.

La Procuraduría calificó provisionalmente las conductas de los oficiales como falta grave a título de dolo, en el caso de Martínez, y como falta grave a título de culpa gravísima en el de Ardila.