Juan Miguel Angulo Garrido
Exdiputado del departamento del Cauca.

En ajedrez, el ganador generalmente la concede confiando en que confirmará su victoria doblegando al enemigo con mayor facilidad. El perdedor la pide sabiendo que será la gran oportunidad de corregir los errores de la última batalla para sobreponerse y lograr la victoria. Lo que es claro según mi experiencia, es que independientemente de quien la ofrezca o quien la pida, la revancha aventaja al perdedor porque éste tiene la oportunidad de corregir los errores de la partida anterior, mientras que el ganador, por el simple hecho de serlo, genera en su conciencia una confianza de superioridad que termina “jugando” en su contra pues al no darse cuenta de sus debilidades, generalmente termina derrotado.

En política, el ciudadano tiene cada cuatro años la oportunidad de ejercer su propia revancha mediante el voto. Los caucanos que tenemos un pensamiento de “centro-derecha” fundamentados en valores como el respeto a la propiedad privada, el libre ejercicio de nuestras libertades, la no aceptación de los bloqueos de vías como método de presión, estamos preparados para “cobrar” revancha en las próximas elecciones, esta vez, corrigiendo los errores de la última batalla electoral de 2018 en la cual salimos derrotados por ir divididos en dos listas y con ocho candidatos, cuatro de ellos jóvenes. En esta oportunidad, corregimos el error y nos preparamos para cobrar revancha con una sola lista, unidos con cuatro candidatos, y dentro de estos, un solo joven.

De los candidatos de la lista, yo me la “juego” por José Darío Salazar, C-104, joven preparado, amigo de defender nuestros sentimientos caucanos contra los bloqueos de vías, las invasiones a la propiedad privada, estudioso de nuestro departamento, defensor a ultranza de la libre empresa y del producto agropecuario terminado para mejorar las condiciones de vida del mas débil de la cadena productiva, pero sobretodo, por su juventud, pues personalmente me duele que nuestro departamento siga en manos de unos vejestorios que lo único que saben es robar y que por pura coincidencia se la pasan enfermos o incapacitados cuando bloquean las vías de nuestro departamento o cuando atentan contra la propiedad privada o pública caucana, pero muy vivos y con muchos bríos para denigrar de nuestra fuerza pública azuzando al delincuente para que destruya todo lo que encuentre a su paso y se genere el caos total como ya nos pasó con los actuales Representantes a la Cámara.

Pareciera que esta lista de centro-derecha hubiese sido confeccionada por un “ajedrecista” y usted, estimado caucano, tendrá la oportunidad de cobrar su revancha. Tal vez sea nuestra gran oportunidad de empezar a cambiar el destino del Cauca y que con su voto le hagamos jaque-mate a los invasores de la propiedad privada y a los bloqueadores de vías y sus compinches, pues finalmente la trascendencia de esta elección consiste en que tengamos un Representante a la Cámara que coincida con nuestro pensamiento.