Por: Julián Valencia Fernández

Históricamente nuestro país  ha tenido una gran debilidad institucional que no ha permitido generar procesos de desarrollo social y económico con justicia social que garantice  equidad. Todo lo  contrario, cada vez son más amplias las desigualdades sociales y económicas que separan a ricos y pobres, con una mayor marcación en algunos departamentos como la Guajira, Cauca y Chocó, los cuales presentan altos índices de desigualdad social reflejados en indicadores como altos niveles de inseguridad alimentaria y desnutrición, así  lo plantea Kalmanovitz (2007):

La hipótesis institucional dice que el crecimiento económico exige instituciones políticas y legales que lo fortalezcan, entre ellas sistemas incluyentes que apoyen la economía, se necesita un Estado  que ejecute buenas políticas públicas. Sin embargo, estas acciones han sido  contrarias y  se ven reflejadas en el   municipio de Argelia – Cauca , territorio que  ha sido olvidado, sin  garantías de un estado social de derecho,  pues la institucionalidad  no ha  logrado suplir las necesidades de sus habitantes y ante la carencia de instituciones eficaces capaces de generar procesos de desarrollo participativos en el territorio nacional, vinieron una serie de reclamaciones desde las bases populares,  hechos que terminaron en el surgimiento de los movimientos guerrilleros, como también en la aparición de economías ilícitas que se convirtieron en el sustento económico y forma de vida de muchas comunidades campesinas a lo largo y ancho del territorio nacional, situación que no ha sido ajena al  departamento del Cauca y el  municipio de Argelia,  territorios en un olvido histórico, sin  garantías del goce de políticas que fortalecieran su actividad agrícola por fuera de los cultivos de uso ilícito .

Las economías del narcotráfico en el Cauca son una realidad, la presencia de actores armados al margen de la ley en estos territorios  estableció otros patrones de vida y desarrollo económico, precisamente por la ausencia institucional del Estado colombiano, proceso en el cual el desarrollo del conflicto armado ha dejado enormes secuelas en las poblaciones afectadas. La responsabilidad del Estado frente a la aplicación de una política fallida de lucha contra las drogas también ha tenido sus enormes repercusiones en las comunidades, acrecentándose la crisis social y humanitaria que padecen muchos campesinos en la ruralidad colombiana. Como lo indican Galindo, Restrepo y Sánchez (2009)

Es triste ver a un municipio resiliente como Argelia Cauca desmoronarse por la guerra cuando siempre sus habitantes han anhelado la paz, evidencia de ello fue el plebiscito en el que las mayorías ciudadanas fueron a las urnas a apostarle a los acuerdos de paz. Sin embargo, los pobladores de Argelia fueron víctimas por soñar con la reconciliación y que se cumplieran al pie de la letra los acuerdos firmados, en los que existía el compromiso de una territorio con una actividad agrícola alejada de los cultivos de uso ilícito,  tenían la fe de que el campesino argeliano se integraría  a las economías productivas del café, plátano y cacao, lo anterior un sueño, pues se cumplió la oratoria guerrerista de hacer trizas los acuerdos. Como resultado hoy el municipio enfrenta una crisis humanitaria sin precedentes, niños, niñas y jóvenes sin actividad escolar porque el fuego cruzado amenaza sus vidas, más de 5000 desplazados de los corregimientos del Mango, Sinaí, La Belleza, El Plateado, organizados en carpas improvisadas en el coliseo de la cabecera municipal, todos los días llegan más desplazados, el desespero de su Alcalde es evidente, se siente abandonado , al menos eso se refleja en sus entrevistas en diferentes medios informativos .

Finalmente es importante hacer un llamado a la empatía ciudadana con este municipio tan golpeado por la guerra, que  la ayuda humanitaria y nuestra acción social vaya determinada a que las organizaciones internacionales y el Estado colombiano ayude a nuestros hermanos argelianos a salir de esta crisis, además de fuerza pública lo que necesita este municipio es una fuerte inversión que garantice la tan anhelada justicia social.  Fuerza pueblo de Argelia, sin duda vendrán mejores tiempos y estamos con ustedes.

#SOSArgelia