El superintendente de Industria y Comercio, Andrés Barreto, reconfirmó que en la investigación adelantada por la entidad en el caso del acuerdo anticompetitivo para la adjudicación del contrato Ruta del Sol 2, la responsabilidad de personas ligadas al Grupo Aval llegó solamente hasta José Elías Melo Acosta, quien como presidente de la Corporación Financiera Colombiana (Corficolombiana), fue quien entró en la fase 1 de dicho pacto irregular con la brasileña Odebrecht.

Según explicó el funcionario, cuando las firmas Consol y Episol se dieron cuenta de que la contabilidad no cuadraba, Melo no hizo caso a las advertencias y presionó los pagos a los que se había comprometido con directivas de Odebrecht, hasta que uno de los empleados de Episol decidió no autorizar más pagos porque no había obras.

“Esto llegó a la auditoría corporativa del Grupo Aval, que decidió adelantar su propia investigación, y determinó que hubo pagos irregulares sin soporte, razón por la cual la responsabilidad terminó en José Elías Melo, quien entró en la fase 1 del acuerdo anticompetitivo, bajo el pacto de que una vez adjudicado el contrato, él empezaría a través del consorcio a reembolsar la plata”, indicó Barreto.

El superintendente señaló que la sanción contra Corficolombiana se origina en las actuaciones de José Elías Melo y aseguró que el ex ejecutivo, hoy condenado por la justicia colombiana, "mantuvo en secreto y en concurso con Odebrecht" los sobornos, "procurando evitar el cumplimiento del control de su compañía y del grupo para el cual trabajaba".

Por estas actuaciones ilegales, que afectaron los intereses de su socio colombiano en la Ruta del Sol II, Odebrecht tuvo que reintegrarle en 2016 a Consol 33 mil millones de pesos que corresponden a las millonarias sumas desviadas.

El fraude fue puesto en evidencia gracias a las auditorías internas de la concesionaria.

Al señalar que las firmas Corficolombiana y Episol deberán pagar las multas por 55.564 millones de pesos y 33.826 millones de pesos, por ser parte del consorcio liderado mayoritariamente por Odebrecht, el funcionario recordó que en el informe motivado de la entidad, en el que recomendó las sanciones, otros procesos caducaron y no se pudo comprobar responsabilidad de las directivas del Grupo Aval en un presunto conflicto de intereses, por lo cual no fueron objeto de la decisión, tomada el 2 de diciembre de 2020.

Este lunes, el Grupo Aval indicó que con la decisión final de la SIC se confirma que la entidad no intervino en los actos relacionados con la Ruta del Sol 2, lo cual es consistente con lo que el organismo de control ya había manifestado en la apertura de la investigación, cuando indicó que según el material probatorio “Grupo Aval no habría participado en el soborno ofrecido y pagado”.

“Del mismo modo, en su decisión de la fecha, el Superintendente de Industria y Comercio manifestó que el presidente del Grupo Aval, Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez, no tuvo participación en los hechos investigados y, en particular, luego de evaluar todas las pruebas recaudadas, descartó su responsabilidad en cualquier conducta relacionadas con irregularidades durante la fase previa a la licitación respectiva”, indicó la entidad en un comunicado.

Y señaló, además, que fue archivada la actuación en relación con los demás funcionarios del Grupo Aval a quienes se les formuló pliego de cargos en el 2018.

“El Grupo Aval celebra que esta decisión final haya confirmado, como lo ha sostenido a lo largo de los últimos años, que a la empresa, sus directivos y funcionarios, no se les puede imputar responsabilidad alguna en este censurable caso”, concluyó la entidad.

Noticia tomada de: El Tiempo