Hoy se cumple un mes del asesinato del líder universitario y periodista alternativo Esteban Mosquera, hecho registrado en una calle del barrio La Pamba de Popayán.

A eso de las 6:00 de la tarde de ese 23 de agosto,  los confesos asesinos interceptaron al joven cuando buscaba ingresar a su lugar de residencia. Todo fue sobre la carrera primera entre calles tercera y cuarta de dicho sector.

Registrado el hecho, los estudiantes de la Unicauca y de otros colectivos sociales no dudaron en llegar al sitio para protestar por este crimen, considerado como golpe a los movimientos de protesta de esta zona del país.

De eso, esa noche, se presentaron violentos altercados entre los jóvenes, otros líderes sociales y la Policía, mientras retiraban el cadáver del lugar.

Después hicieron un gran hoguera con una de las motos arrebatadas a unos señalados policías.

Luego de esto se conoció el video que realizó Esteban Mosquera, donde denunció las agresiones e intimidaciones que padecía al interior de su hogar, conformado en su gran mayoría por mujeres, consideradas de una de las familias más poderosas e influyentes de Popayán.

El portal Vorágine, periodismo contracorriente realizó un trabajo de largo aliento sobre la historia de Esteban, relatando su origen, su trayectoria dentro de los movimientos estudiantiles y pasando por la forma cómo actuaron los asesinos, hoy quienes están a la espera de ser condenados.  

A pesar de esto, hasta el momento las autoridades no han logrado establecer quién o quiénes serían los autores intelectuales de este homicidio, registrado en pleno centro histórico de Popayán, esa ciudad que hoy afronta una grave crisis social, política y económica por la pandemia y la ausencia del gobierno local.

“Las pruebas están en su Facebook”: El asesinato de Esteban Mosquera
¿Quién mandó matar a Esteban Mosquera, el joven al que dos años antes el Esmad le había cercenado un ojo? Perfil de un estudiante asesinado

Por eso hoy, los estudiantes de la Unicauca adelantarán una gran actividad para recordar a Esteban Mosquera, ese joven se unió al paro nacional, a los movimientos de protesta, a pesar de su origen de familia acomodada y pudiente.