Los ministerios del Interior y de Salud redactaron un documento que enviaron a todos los gobernadores y alcaldes del país en el cual dan instrucciones respecto a las medidas a tomar respecto a la venta y consumo de licor en bares y restaurantes del territorio nacional. Las medidas se adoptan teniendo en cuenta que se esperan festejos propios de la época navideña que podrían generar aglomeraciones y aumentar las cifras de contagios de coronavirus que, de por sí, ya preocupan al país por el incremento que ha tenido en las últimas semanas.

La orden del Gobierno nacional, reflejada en la circular difundida por los dos ministerios, señala que aquellos territorios que tengan una disponibilidad de camas para cuidados intensivos de pacientes graves de coronavirus menor al 30%, tendrán que restringir la venta y el consumo de bebidas embriagantes.

“En aquellos municipios que registren disponibilidad de UCI menor al 30%, se limitará el piloto de consumo de licor en bares y restaurantes hasta las 22:00 horas a partir de la presente, hasta tanto persista la situación”, se lee en el documento.

Además de Cúcuta, según cifras oficiales del Ministerio de Salud, estas son las otras zonas que deberían someterse a la nueva orden.

Además de Cúcuta, según cifras oficiales del Ministerio de Salud, estas son las otras zonas que deberían someterse a la nueva orden.

De la medida, Fernando Ruíz, ministro de Salud, ya había dado pistas. En el programa de televisión de Protección y acción del presidente Iván Duque, Ruíz aseguró que, teniendo el cuenta en incremento de pacientes contagiados con coronavirus y, más grave aún, el aumento en la ocupación de camas en las UCI, se iban a tomar algunas medidas restrictivas en diciembre, mes en el que las aglomeraciones por los festejos navideños son comunes. La venta de licor en Cúcuta, por ejemplo, quedó prohibida hasta el día 21 de este mes.

En medio del balance que otorga el programa televisivo presidencial de la tarde, Ruíz resaltó la crítica situación que se vive en Cúcuta. Según él, es la ciudad con las cifras más ‘complejas’, pues, en este momento, cuentan con una disponibilidad del 6% de ocupación de camas en las UCI (Unidad de Cuidados Intensivos).

“Eso nos ha obligado a tomar unas medidas desde el punto de vista de ampliación de la oferta muy particulares”, explicó el ministro que, además, informó que se iban a abrir 18 nuevas posibilidades para que personas que se vean gravemente afectadas por la covid-19, puedan acceder a servicios de cuidados especiales para su salud.

Las 18 camas nuevas, según informó, deberán estar instaladas el 17 de diciembre. Esto serviría de antecedente para un puesto de mando unificado que se instalará en Cúcuta el viernes 18, en el que se hará un balance general de la situación, según comentó Ruíz.

El ministro de Salud del gobierno del presidente Iván Duque explicó que habían tenido una reunión del Comité Asesor con expertos internacionales y que, en ese diálogo, en el que también estuvieron presentes el gobernador del departamento de Norte de Santander y el alcalde, habían llegado a la conclusión de tomar medidas restrictivas para evitar que la situación empeore en la región.

El plan estratégico cuenta con cuatro medidas entre las que se encuentran la restricción de bebidas embriagantes en establecimientos comerciales, bares y restaurantes hasta las 5 p.m. del lunes 21 de diciembre. Así mismo se restringirá la movilización de personas en espacios públicos durante esa misma cantidad de tiempo.

Estas medidas irán acompañadas de un Pico y Cédula que buscará reducir la circulación de personas en espacios públicos en un 50% hasta el domingo 20 de diciembre, y la prohibición de cualquier actividad que involucre, en sí misma, la aglomeración masiva de personas.

Con las medidas propuestas, Ruíz manifestó que esperaba que esta medida no solo se cumpliera en Cúcuta, en donde será obligatorio, sino que también invitó a la población de ‘toda la zona metropolitana’ a seguir parámetros parecidos para evitar la propagación de coronavirus.

Lo pactado en Cúcuta no es muy diferente a lo que plantea la circular de los ministerios del Interior y de Salud, pues, según se lee en la orden emitida, “deberán suspenderse por parte de las alcaldías los permisos de dichos pilotos en el caso de que se comprueben incumplimientos a los protocolos de bioseguridad, que en ningún caso contemplan pistas de baile y restringir claramente cualquier acción que rompa el componente de distanciamiento social”.

Además de Cúcuta, según cifras oficiales del Ministerio de Salud, los otras zonas que deberían someterse a la nueva orden serían Norte de Santander que tiene un 7% de disponibilidad de camas en salas de atención médica UCI, Valle del Cauca (23%), Antioquia (19%), Quindío (26%), Bogotá (28%), Risaralda (30%), entre otras.

Nota tomada de: Noticias de Colombia - Infobae