"Si los negros tapan las vías, las vamos abrir a bala", comerciantes de Caloto

Aumenta la tensión en este municipio el norte del Cauca porque los comerciantes informaron que no van a permitir más bloqueos de vías porque ya están 'quebrados' por el conflicto de tierra que hay en esta parte del Cauca.

"Si los negros tapan las vías, las vamos abrir a bala", comerciantes de Caloto

A pesar del gran esfuerzo del gobierno democrático de Gustavo Petro de alcanzar una solución concertada al conflicto de la tierra que se registra en el norte del Cauca, en municipios como Caloto persiste todavía el enfrentamiento entre comerciantes y comunidades negras.

Como bien lo explican líderes sociales de la zona, la población afro del sector de San Nicolás taponan las vías de acceso a esta población para protestar por la toma o invasión de los indígenas a sus predios.  De hecho hoy 13 de agosto, desde las primeras horas de la mañana, dicha comunidad taponó la vía Santander de Quilichao-Caloto a la altura de la hacienda Japio.

"Protestamos porque nos están vulnerando nuestros derechos, y así como los indígenas tapan vías cuando pelean por sus tierras, entonces nosotros hacemos lo mismo porque ya se nos acabó la paciencia", manifiestan los representantes de las poblaciones afro frente a esta situación.

En respuesta a estos taponamientos, y al ver las pérdidas económicas que estos generan, los comerciantes caloteños tomaron la decisión de levantar las barricadas que edifican los afros en las carreteras, de ahí que se volcaron también a estos espacios.

"Esto es un problema cultural en torno a la tierra, están enfrentados los negros y cimarrones con los indígenas, entonces eso afecta la economía de Caloto, porque esos taponamientos no dejan trabajar a los comerciantes, y estos últimos al ver las pérdidas, buscan solucionar la problemática por su medios, porque quien va a trabajar a pérdidas, más cuando en el municipio se pagan los arriendos y los servicios más caro del norte del departamento", agregaron los líderes sociales.  

Por eso los comerciantes y sus familias salieron a las vías para buscar la forma de levantar los bloqueos, aumentando más las posibilidades de choques violentos entre los actores de este conflicto social que inició aproximadamente una semana antes de la posesión de Gustavo Petro como presidente de la República y que ahora se encuentra en su máxima expresión.

Y son los mismos líderes comunitarios e indígenas de la zona que denuncian que detrás de esta situación están los dueños de los ingenios azucareros, quienes al oponerse a las políticas que implementa el nuevo gobierno, buscan incrementar la confrontación en estas áreas del norte del Cauca.

La vicepresidenta de Colombia Francia Márquez lideró mesa de diálogo social con las comunidades del norte del Cauca
Los funcionarios del gobierno del Pacto Histórico aplican desde ya esta poderosa herramienta para poder construir la paz desde los territorios.

"Uno no cree, pero es un hecho que medidas como el impuesto a la bebidas azucaradas terminan afectando a la región que los empresarios de los ingenios no les conviene que la gente cambie de hábitos alimenticios, menos que se cobre un impuesto a las gaseosas, entonces terminan incentivando a las comunidades que protestan contra los indígenas, más cuando estas invaden o se tomas las fincas donde se desarrolla el cultivo de cañas", agregaron los líderes sociales.

Es decir, mientras el gobierno Petro busca solucionar esta situación, debajo de la mesa de diálogos se incentiva más el conflicto el cual se va transformando de una lucha por la tenencia de la tierra a una confrontación interétnica en los municipios nortecaucanos.