El evento geológico tuvo una profundidad de 148 kilómetros, lo que lo hizo difícil de detectar en otras regiones del país.