Tormenta en Navidad deja al menos 31 muertos en Estados Unidos

Las fuertes nevadas con vientos gélidos huracanados dejaban 17 fallecidos y miles de viajeros varados a horas de la Navidad.

Tormenta en Navidad deja al menos 31 muertos en Estados Unidos

Una tormenta invernal en Estados Unidos, la más feroz en varias décadas, dejaba al menos 31 muertos y decenas de miles de hogares sin electricidad este domingo 25 de diciembre tras cuatro días de vientos polares que han azotado el centro y el este del país del norte.

El clima extremo, con nevadas y temperaturas de hasta -48ºC, provocó la cancelación de miles de vuelos y volvió intransitables muchas vías en la ajetreada temporada de viajes por las fiestas de fin de año.

El condado de Erie, en el noroeste del estado de Nueva York, fue uno de los más afectados.

La ciudad de Buffalo, segunda mayor del estado, quedó aislada sin que los servicios de emergencia pudieran llegar hasta las zonas más afectadas.

"Es como ir a una zona de guerra", dijo el domingo a periodistas la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul.

Los cuerpos de algunas personas fueron hallados al interior de sus vehículos o atrapados bajo toneladas de nieve. Otros decesos ocurrieron en carreteras, muy peligrosas por el suelo congelado y la poca visibilidad.

Hasta el momento, las autoridades estadounidenses han confirmado al menos 31 muertes en nueve estados debido a esta tormenta que azota el país desde la noche del miércoles. Cuatro en Colorado y al menos 12 en el estado de Nueva York, aunque la cifra de víctimas mortales puede aumentar.

Aún se esperaba que cayeran entre 60 y 90 centímetros de nieve durante la noche, según el último boletín del Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés).

Cientos de personas aún se encontraban varadas en sus vehículos en esta región, aunque desde el viernes está prohibido desplazarse.

Para rescatarlos, la gobernadora de Nueva York desplegó la Guardia Nacional en el condado de Erie y en Buffalo, y pidió a los residentes que no abandonaran sus hogares.

Debido a la congelación de subestaciones eléctricas, algunos habitantes de la ciudad podrían permanecer sin electricidad hasta el martes, advirtió por su parte un alto funcionario del condado.

"Los vientos son tan fuertes" que la nieve forma como "dunas de arena", es una "locura", describió el sábado a la AFP Ali Lawson, de 34 años, que vive en Buffalo desde hace ocho años.

Casi 1,7 millones de clientes en todo el país llegaron a quedarse sin electricidad el fin de semana, de acuerdo con Poweroutage.us. Y aunque la cifra bajó sustancialmente el domingo, unos 70.000 usuarios permanecían sin energía al caer la noche.

Hipotermia

El NWS dijo que las temperaturas en el centro y este de Estados Unidos deberían volver "a las normas estacionales a mediados de la próxima semana".

Desde la tarde del viernes, la tormenta se ha convertido en una "bomba de baja presión": un choque entre dos masas de aire, una muy fría del Ártico y otra tropical del Golfo de México. Las bombas de baja presión pueden producir fuertes lluvias o nevadas, inundaciones costeras y vientos huracanados.

La tempestad forzó la cancelación de más de 2.400 vuelos estadounidenses el domingo, además de alrededor de 3.500 el sábado y casi 6.000 el viernes, según el sitio de seguimiento FlightAware.com.

Para muchos viajeros la pesadilla continuaba en los aeropuertos de Atlanta, Chicago, Denver, Detroit y Nueva York.

El hielo en las carreteras también llevó al cierre temporal de algunas de las rutas más concurridas del país, incluida la Interestatal 70, que atraviesa buena parte de Estados Unidos de este a oeste.

Ciudades como Denver o Chicago abrieron refugios para acomodar a las personas sin hogar y protegerlas del riesgo de hipotermia.

Canadá también estaba afectado por la tormenta y todas las provincias tenían alertas meteorológicas.

Cientos de miles de personas se quedaron sin electricidad en Ontario y Quebec, numerosos vuelos fueron cancelados en las principales ciudades de estas provincias y el servicio de trenes de pasajeros entre Toronto y Ottawa también fue suspendido.

En la provincia de Columbia Británica, cuatro personas murieron y 53 resultaron heridas en un accidente de autobús al parecer provocado por el hielo, hecho registrado el sábado por la noche.