Triángulo entre cuadrados

/ Opinión
Por: Maritza Zabala Rodríguez

Triángulo entre cuadrados


Como cualquier persona en el mundo, sin importar el rol que tengamos, la formación u oficio que desempeñemos, siempre buscamos encajar: en el ámbito laboral, social y por supuesto en el relacional. Tanto peso tiene este ajuste en nuestras vidas, que buscamos en dónde y cómo adaptarnos para seguir adelante.

Hoy por hoy, ante el cúmulo de información que nos agobia, la comunicación en doble vía se dificulta. Por ejemplo, en el ámbito organizacional se hace uso de comunicaciones en cascada, para –facilitar- el día a día. Esta forma de difusión de información, en muchos casos, se convierte en una serie de palabras y mensajes enredados que carecen de lógica y congruencia y que confunden a sus destinatarios, al no ser entendidos.

La falta de comprensión que genera esa comunicación deficiente, hace que la carga laboral sea más densa y confusa, de tal forma que torpedea la operación y genera incomodidad y errores. A esto hay que sumar que una encuesta de Gallup  en 2017 mostró que el 85% de los trabajadores en todo el mundo admitió que no se sienten comprometidos, identificados y menos satisfechos con su trabajo. En mi concepto, este resultado impacta de forma negativa en el PIB y la productividad de estos países.

En consecuencia, es necesario transformar nuestras culturas de trabajo para encajar y no ser triángulos entre cuadrados. Al respecto, sé por experiencia, que las siguientes acciones ayudan a mitigar esta comunicación deficiente:

·      Aprendizaje continuo. Fortalecer las habilidades de comunicación de portavoces, voceros y directivos, fomenta comunicaciones seguras, claras y oportunas. No es fácil, pues si queremos asegurar experiencias positivas para los empleados y lograr que la comunicación sea estratégica y coadyuve a mejorar el desarrollo personal y profesional, habrá que dedicar tiempo y tener compromiso. Hay múltiples opciones para desarrollar o fortalecer estas habilidades: cursos, tutoriales, podcast, charlas en linea, entre otros están disponibles, así que a buscar y aplicar el que más se adapte a su realidad.

·      Apoyo permanente a compañeros y colaboradores. Ser gerente, coordinador, CEO, director, vocero o líder de equipo, conlleva ser también mentor o entrenador capaz de alentar a otros para seguir adelante. Por esto perfeccionar habilidades de coaching y mentoria, fortalecer la comprensión y confianza de los equipos es necesario para lograr que estos sientan su apoyo y estén cómodos en su gestión.

·      Fomentar la narrativa de su equipo. Las empresas como las personas, tienen tonos y voces distintas. Cada una, gracias a lo dicho por su gente, tiene una impronta propia al hablar de comunicación. Cuando sus equipos comparten historia y mensajes de sus elementos, cobran vida, inspiran y fortalecen el conocimiento del otro.

·      Alentar a los empleados a producir contenido, a hacer sus propios videos, compartir fotografías, participar en discusiones, en fin, expresar sus opiniones. Es necesario aceptar la imperfección de este contenido que refleja el pensamiento y la óptica de quienes laboran en su organización. De modo que es oportuno actuar como facilitadores que buscan trabajar para educar, informar y guiar las conversaciones y la comunicación al interior de la organización.

La verdadera gestión del cambio se desarrolla desde un enfoque basado en valores, de cara al desarrollo humano en beneficio de la organización. Los cambios deben detonarse al interior de las personas para que luego se difundan en la organización.

Muchas veces en la vida, en la empresa, urge contar con entrenadores de alto rendimiento, que sepan conducir a sus equipos, fomenten la confianza y redescubran la humanidad y el aterrizaje que se logra al desnudar el alma de la gente y mostrar lo que en verdad piensan y los mueve.

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.