Un encuentro poco diplomático entre la Cancillería y la ONU

/ general
Por: PeriodicoVirtual

Un encuentro poco diplomático entre la Cancillería y la ONU

La delegación participó en una actividad de pintura en la Escuela Buenavista en Mesetas, Meta. / Tomada de Twitter PNUD

Por: Gloria Castrillón

El canciller no atendió una visita de alto nivel de seis agencias de Naciones Unidas. La funcionaria que la recibió les habló del retiro de varios de sus programas del país, entre ellos de ONU Mujeres, y se quejó por la excesiva presencia de ese organismo.

Entre molestia y extrañeza causó la forma en la que el gobierno de Iván Duque recibió a una misión de alto nivel del sistema de Naciones Unidas que visitó el país entre el 11 y el 17 de mayo. La delegación, que estaba compuesta por 30 personas, entre embajadores y directivos a nivel mundial de seis de las principales agencias de la ONU que tienen presencia en Colombia, no fue recibida por el canciller Carlos Holmes Trujillo, como corresponde en el mundo diplomático para una visita de este nivel. Además, la funcionaria que los recibió no ocultó las intenciones del Ejecutivo: debilitar la presencia de estas entidades e incluso “retirar” de nuestro territorio algunas de estas agencias que considera “innecesarias”.

Esta actitud de la Cancillería, que puede considerarse un desaire, tuvo lugar el lunes 13 de mayo en el Palacio de San Carlos, durante la mañana. Los visitantes eran los miembros de las juntas ejecutivas de las siguientes agencias y programas: Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), ONU Mujeres y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Estas juntas ejecutivas están conformadas por los Estados miembros de las Naciones Unidas y se dedican a brindar apoyo intergubernamental y supervisión a la organización, de acuerdo con las orientaciones de la Asamblea General y del Consejo Económico y Social.

El objetivo de su visita a Colombia, que podría considerarse rutinaria, ya que la hacen país por país, era conocer la contribución de la ONU en la construcción del Plan Nacional de Desarrollo, en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en la implementación del Acuerdo de Paz y en la respuesta humanitaria a los flujos migratorios provenientes de Venezuela. Todo enmarcado en el proceso de reforma interna de este organismo multilateral.

Lo que sorprendió de manera negativa a la delegación fue la crítica de Marcela Ordóñez, jefa de cooperación de la Cancillería, (quien atendió la visita) sobre el “trabajo desarticulado de las agencias del sistema”, la sugerencia de “retirar” del país algunas agencias como ONU Mujeres y el Fondo de Población, y el interés del Gobierno colombiano de poner más énfasis en los ODS que en la implementación del Acuerdo de Paz.

Al ser consultada por esta versión, que fue confirmada por al menos cinco fuentes, la Cancillería le dio a Colombia2020 la siguiente respuesta: “La Cancillería recibió la visita de las juntas ejecutivas de varias entidades de la ONU. Los diplomáticos fueron recibidos por la viceministra de Asuntos Multilaterales, Adriana Mejía. Durante las reuniones se discutió sobre la implementación en Colombia de la reforma promovida por el secretario general de la ONU”.

Este desencuentro con la ONU ocurre en un momento difícil, por llamarlo menos, a nivel internacional. La mala racha comenzó con la controversia en la que se trenzó el Gobierno con el diario estadounidense The New York Times por un reportaje que cuestionaba políticas del comandante del Ejército que presionaba a las tropas por resultados, y del que la Cancillería y el Ministerio de Defensa no salieron bien librados.

El epílogo fue un duro editorial en el que este medio, uno de los más influyentes del mundo, cuestionaba los incumplimientos del Gobierno al Acuerdo de Paz: “El gobierno de Duque y sus aliados de derecha han saboteado un progreso pacífico bajo el acuerdo en el que los guerrilleros debían trabajar en la sustitución de cultivos de coca”.

El agrio momento fue seguido por la carta que 79 representantes a la Cámara del Partido Demócrata le dirigieron al secretario de Estado de su país, Mike Pompeo, en la que además de pedirle a su gobierno que apoye la implementación del Acuerdo de Paz y deje de hacer presiones indebidas a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), le dicen que “las iniciativas del Gobierno colombiano para debilitar o anular los compromisos asumidos en el Acuerdo deben ser opuestos de forma enfática”.

La visita

La delegación estuvo encabezada por el embajador de Egipto ante Naciones Unidas, Hisham Mohamed Badr y presidente de la junta ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos. En la visita al Palacio de San Carlos estuvo acompañada también por los representantes en el país de cada una de las seis agencias.

Además de esta cita, en la que esperaban ser recibidos por el canciller Trujillo, la delegación tuvo reuniones en Bogotá con una comisión del Congreso de la República, con entidades como la Alta Consejería para la Estabilización, la Agencia para la Renovación del Territorio, la Agencia para la Reincorporación y Normalización, entre otras.

Los días siguientes se dividieron en dos grupos para visitar los departamentos de Meta y Nariño. El primer grupo sostuvo encuentros en Villavicencio con el alcalde y la gobernadora, visitaron el Parque de la Memoria y se reunieron con organizaciones de víctimas y de la sociedad civil. Y al final estuvieron en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de los excombatientes de las Farc ubicado en Mesetas. Esta visita fue acompañada por el director de la ARN, Andrés Stapper, y el consejero para la Estabilización, Emilio Archila, y pudieron ver de cerca los proyectos productivos de los excombatientes, con quienes almorzaron.

En Nariño, el otro grupo tuvo reuniones también con autoridades locales, con el gobernador y organizaciones de la sociedad civil. Se desplazaron hasta el paso fronterizo en Rumichaca y observaron de primera mano las condiciones de los migrantes venezolanos, entre otras actividades.

Al final de la semana, la evaluación de la visita de las juntas ejecutivas fue positiva, a pesar del desaire oficial con el que empezó. Pudieron ver el trabajo coordinado entre varias agencias del sistema, sobre todo en los espacios de reincorporación de excombatientes de las Farc, donde además integran a las comunidades aledañas.

De esto quedan varias preguntas: ¿por qué el interés de debilitar la presencia de la ONU en Colombia?, ¿por qué quieren sacar a ONU Mujeres y el Fondo para la Población?

Ya hay hipótesis: que el Gobierno quiere justificar la no extensión del mandato de la Misión de Verificación de la ONU. Que los grupos cristianos más conservadores no están a gusto con las agendas de género de estas dos agencias. Ya se alistan protestas del movimiento de mujeres y de otras plataformas que defienden el Acuerdo de Paz.

Consejo de Seguridad de la ONU vendrá en julio

Los embajadores de los 15 Estados miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas visitarán el país el próximo mes de julio. El objetivo: reiterar una vez más su apoyo al proceso de paz y su intención de seguir acompañando la implementación del Acuerdo Final firmado con las Farc. Esta sería la primera vez, durante este gobierno, que se produce una visita de la máxima instancia de ese organismo multilateral. Aún no hay fecha exacta y lo único que se sabe es que se incluirá en la agenda la visita a un par de espacios de reincorporación.

La visita coincide con la falta de credibilidad, en instancias internacionales, en la voluntad del gobierno de Iván Duque de implementar el acuerdo y con una transición preocupante: el fin de la figura legal de los espacios de reincorporación, el término de la renta básica para los excombatientes y del abastecimiento de alimentos por parte del Estado.

Fuente: elespectador.com

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.