¡No aprendemos! En Popayán, un niño de tres años de edad terminó con quemaduras en diferentes partes de su cuerpo al ser alcanzado por las esquirlas generadas por la detonación de una petaca.

El caso sucedió empezando la noche de ayer en el barrio Colombia Segunda Etapa cuando, según las denuncia del caso, un familiar accionó una petaca y la onda expansiva que se generó alcanzó al pequeño, quien jugaba frente a su residencia.

“La persona que prendió la petaca consumía licor y quemaba esta clase de pólvora, entonces cuando lanzó un de estos artefactos y explotó, el pequeño terminó impactado por las esquirlas que se generaron con la onda expansiva, causándole quemaduras en un brazo, en el rostro y en la espalda”, indicaron los familiares.

Registrada la emergencia, el pequeño fue llevado a un centro asistencial, donde recibe las correspondientes curaciones.

Mientras tanto, las autoridades adelantan las correspondientes investigaciones para tomar los correctivos o medidas que establece la ley colombiana para esta clase de situaciones.