Un pacto por el Cauca

/ Noticias del Cauca
Por: Periodicovirtual.com

Un pacto por el Cauca

Es necesario romper el círculo vicioso de las protestas y las promesas, cuyo incumplimiento se alega

Los complejos y añejos problemas sociales y económicos que han marcado la historia del departamento del Cauca vuelven a ser motivo de preocupación a causa de la minga indígena en la carretera Panamericana entre Cali y Pasto.

Ya son once las movilizaciones de este tipo en un lapso de 16 años. Ahora, los pueblos indígenas reclaman acceso a la tierra, proyectos de acopio, precios justos para el café, así como subsidios para productores e incluir en el Plan Nacional de Desarrollo la declaración de la ONU sobre derechos campesinos en el ordenamiento jurídico del país, entre otras peticiones. Como numerosos observadores lo advirtieron, han confluido distintos factores para que la protesta social sea un protagonista de primer orden, y este episodio lo confirma. Tras las movilizaciones estudiantiles de finales del año pasado, ahora son los indígenas quienes toman su lugar.

Algo tiene que estar claro:
el departamento necesita atención; su grave situación merece esfuerzos prioritarios.

Lo que ellos reclaman hoy se enmarca además en un contexto en el cual hay muchos factores de desestabilización. Todo en el cuarto departamento con mayor área dedicada a cultivos ilícitos y cuya ubicación es estratégica para el tráfico de cocaína, lo cual genera, a su vez, frecuentes y sangrientas disputas por el control de rutas. Es también, con Antioquia y Valle del Cauca, el departamento que registra más casos de líderes sociales asesinados en 2019. Pero, asimismo, se registran, naturalmente, los reclamos de quienes se ven perjudicados por los bloqueos. Se calculan en 4.000 millones de pesos las pérdidas que deja cada día de interrupción de la movilidad por este corredor estratégico para el país, pues es el que permite la comunicación con el sur del continente.

El llamado tiene que ser a que se encuentre la manera de que cuantos hoy padecen esta larga lista de problemas que aquejan al Cauca puedan realizar un esfuerzo conjunto, con aportes diversos. El primer paso para avanzar hacia un mejor futuro para el departamento es el de un acuerdo básico en lo que está mal y entender que la mejor hoja de ruta que se puede trazar es aquella en la cual haya aportes de todos. Se trata de preservar el bienestar general como norte, de impedir que los derechos de unos se antepongan a los de amplios sectores.

Hay un elemento que no puede ser motivo de disputa: el Cauca necesita atención, su grave situación merece esfuerzos prioritarios, entre otros estamentos, del Gobierno Nacional. Sin embargo, las vías de hecho no son el mejor recurso. Se debe agotar el diálogo, que ha de enfocarse en las soluciones concretas para no quedarse en ese pantano en que con frecuencia se convierte la confrontación ideológica. Sobre todo cuando tal estado de cosas se traduce en serios perjuicios para la mayoría de la población.

Es necesario romper ya ese círculo vicioso de una protesta que deja unos acuerdos cuyo incumplimiento es lo que se alega para una nueva movilización, al tiempo que los excesos en que en ellas se incurre solo ayudan a hacer más crítica la situación del paciente. Semejante dinámica solo logra un desgaste que a nadie sirve, cuando lo que se requiere es justo lo contrario: construir legitimidad y confianza en todos los niveles.

editorial@eltiempo.com

Nota tomada de: https://www.eltiempo.com

Industria de licores del Cauca
Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.