Una Brutal Tradición Para Conseguir Un Buen Marido

/ general
Por: PeriodicoVirtual

Una Brutal Tradición Para Conseguir Un Buen Marido

Las últimas chinas de los pies vendados, una brutal tradición para “conseguir un buen marido”

Se abolió hace 100 años, pero pesaba más que la ley.

Una víctima de una costumbre china feroz.

La milenaria y brutal tradición de vendar los pies de las mujeres chinas para que no les crecieran más de 8 centímetros se abolió en la segunda década del siglo XX. Pero esa costumbre pesaba más que la ley y muchas siguieron sufriendo para tener, supuestamente, un buen matrimonio o un buen futuro.

Como la señora Zhao, de 92 años: "Yo no quería, porque dolía mucho. Nadie quería. Usábamos un trozo de tela para vendarnos los pies. Y mi madre lo cosió para que no me lo pudiera quitar", cuenta.

Su casa, en los alrededores de la capital Beijing, tiene una habitación amplia y única, con 2 camas grandes, unas sillas, una TV y unos pocos armarios sobre los que reposan trastos. El bisnieto más pequeño de Zhao corretea por ahí: los zapatos del chiquito tienen un tamaño similar a los de la mujer.

Madam Zhao, en su casa del distrito capitalino de Shunyi. 

La madre de Zhao, como tantas mujeres de la época, sabía que tenía que invertir sus magras ganancias en vendas para que su su hija tuviera los llamados "pies de loto" si quería encontrarle marido, lo cual era sinónimo de porvenir y bienestar.

Había que pagar un peaje atroz: se les rompían los 4 dedos más pequeños del pie, prensados bajo la planta. El resultado era una atrofia vitalicia.

Así le quedaron los pies a la pobre Zhao

"Se denominaban lirios dorados de 8 centímetros", relata la escritora Jung Chang en su biografía familiar Cisnes salvajes. Refiriéndose a su abuela, agrega: "Caminaba 'como un tierno sauce joven agitado por la brisa de primavera'... Se suponía que la imagen de una mujer tambaleándose sobre sus pies vendados ejercía un efecto erótico sobre los hombres".

La señora Zhao también era consciente de que, además de su futuro esposo (fruto de un matrimonio concertado), su suegra le examinaría detenidamente sus pies y si eran grandes, la iba a tratar muy mal.

"Nadie me iba a querer si no me vendaba los pies. A mi esposo le gustaban mis pies pequeños", explica.

Vestigios de una práctica espantosa.

Empezaron a vendárselos cuando tenía 6 años: "A partir de los 13 o 14 ya no notaba el dolor", asegura la anciana, que ni siquiera gritaba porque "chillar no aliviaba".

Zhao abandonó la práctica apenas murió su marido, hace 2 décadas.

"Ahora los hombres y las mujeres son iguales", opina. Tuvo 5 hijos, nunca fue a la escuela, sufrió el hambre y la invasión japonesa: cualquiera tiempo pasado fue peor.

Ahora la mujer puede comprar alimentos o ropa y el Gobierno le proporciona un subsidio mensual que le basta y le sobra: "No sé cómo gastar el dinero que tengo. Antes era muy pobre y no tenía la costumbre de comprar cosas".

Antes tenía que trabajar la tierra si quería comer y debía confeccionar la ropa de su familia para poder vestirla.

Zhao se mueve torpemente, con pasos cortos y oblicuos. Se ayuda con un bastón.

A veces opta por desplazarse en su triciclo, al que considera sus "nuevas piernas". Y fuma en una pipa que, dice, data de la última dinastía imperial.

Zhao tiene 92 años.

Amable y conversadora, es una del centenar de mujeres localizadas y retratadas por el británico Cameron Hack, un profesor de Inglés de 26 años que se radicó en Beijing y viajó por todo el país documentando los vestigios del fenómeno cruel.

Hay una historia que le causó más impacto que las demás: "Una mujer criada por otra familia, que luego se casó con el hijo de esa familia. No pudieron tener hijos durante mucho tiempo. Se quedó embarazada con 28 años y su marido murió".

Parió gemelas y tuvo que entregar 1 a otra familia porque no tenía recursos suficientes para criar a las 2: "La beba que dio, sobrevivió. Y la que se quedó murió a los 6 meses", cuenta Hack.

El docente dice que las víctimas de la feroz tradición suelen comentar que su suerte "llegó demasiado tarde".

"Han tenido 80 años de vida muy dura y en los últimos 5 mejoró. Pero están a punto de morir."

En estos días Hack expone sus fotos en la capital y también comparte algunos retratos en Facebook e Instagram con el título Humans of China ("humanos de China").

La señora Zhao y las demás retratadas prueban que hubo una mejoría para las mujeres de China en el último siglo. Pero queda claro que aún falta bastante para conseguir la igualdad de género.

Nota tomada de: Clarin.com

Industria de licores del Cauca
Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.