Sin importar el alto índice de contagios de Covid-19, varios menores de edad y jóvenes se pusieron cita en una reconocida discoteca de Santander de Quilichao para realizar una fiesta electrónica.

Fue la misma alcaldesa de este municipio, Lucy Amparo Guzmán, quien llegó a poner orden en esta zona de la ciudad.

Los propietarios del lugar serán multados y los menores de edad quedaron a disposición de la Policía de Infancia y Adolescencia.

Las autoridades recomiendan a las familias quilichagüeñas poner orden desde sus hogares para que los jóvenes tomen conciencia sobre la pandemia que atraviesa este momento el planeta.