Joel Mora habló con Noticias Caracol sobre los hechos que rodean el fallecimiento del niño Samuel David Soto, el pasado 6 de julio en el Hospital de Kennedy (suroccidente de Bogotá), a donde fue ingresado al parecer sin signos vitales por paramédicos que atendieron la emergencia.

Según la versión que entregó el padrastro, en el noticiero, ese martes el niño se acostó a dormir con él y con su pareja, una joven de 17 años, y sobre las 3:00 de la mañana se despertó.

“Me desperté a revisarlo como de costumbre, porque dormía con nosotros, y todavía estaba respirando, y cuando me levanté, como a las 5:00 de la mañana, ya no respiraba ni reaccionaba”, contó Mora.
El joven narró que, de inmediato, se comunicó con el 123 para pedir ayuda, y que lo primero que le dijeron fue que le practicara las maniobras de reanimación, hasta que unos 20 minutos después llegó una ambulancia y los paramédicos se llevaron al niño para un hospital.

Una vez allí, “como cinco minutos después”, dijo, los médicos les confirmaron que había llegado sin signos vitales y que lamentablemente el niño había fallecido.

Mora negó que él o su pareja sentimental hayan tenido responsabilidad en la muerte del pequeño, ya que la abuela y la tía de Samuel denunciaron, en el mismo medio, que el pequeño presentaba graves lesiones en su cuerpo al parecer por una golpiza.

Tía de Samuel David asegura que el niño habría muerto por una golpiza
La versión que dio Karen Muñoz, la tía, la sustentó en un informe forense, en el que se dice que su sobrino “presentaba varios traumas en la cara, en el cuerpo, en los glúteos, trauma craneoencefálico, trauma abdominal y su muerte se produjo por un shock hipovolémico”.

Pero la madre del niño, que hoy se encuentra bajo protección del Bienestar Familiar por ser una menor de edad, les envió unos audios a sus familiares en donde les asegura que el niño presuntamente “broncoaspiró” mientras descansaba.

“No es mi culpa que Dios haya decidido llevarse a Samuel, de verdad. Yo no sé, créame que eso para mí es duro… el niño estaba bien, yo no le hice nada”, fue el testimonio de la madre, que difundió el noticiero.
La tía, por su parte, insiste en que uno de los investigadores del caso le entregó un “dictamen verbal donde decía que la muerte había sido homicidio. Debido a los golpes que le propinaron, le desprendieron sus órganos”.

Además, la mujer habló de que días antes de su muerte, el bebé “había sufrido la fractura de un brazo”, algo que Joel Mora también explicó en la entrevista.

Según él, mientras estaban en la casa de sus padres, en el barrio Class Roma (localidad de Kennedy), “el niño estaba en la puerta parado, y el perro salió corriendo, lo empujó y él se cayó”.

De todas formas, la familia materna no cree en esa versión, y por eso lo acusan de maltratar a Samuel y posiblemente haberle causado la muerte a golpes.

Así las cosas, el padrastro se defiende y, entre lágrimas, asegura que no tuvo nada que ver con la muerte del pequeño, al que consideraba como su hijo, y denuncia que lo están amenazando de muerte.

“Voy a pelear hasta el último día de mi vida para demostrar mi inocencia”, concluyó, como se escucha a continuación.