Por: Byron Lema

Después de unos años difíciles que quedaron marcados en nuestra existencia, tratamos de recuperar poco a poco nuestros procesos de vida, entre todos buscamos intentar volver a la normalidad, recordando en primer lugar, aquellos que se fueron, ya sea por pandemia o por otras enfermedades, en este espacio rendimos un sentido y respetuoso homenaje. Dios los tenga en su Gloria.


Pero no solo es volver a la presencia en el trabajo o al espacio de nuestra tienda de barrio, o al futbol con los amigos y por qué no el compartir entre amigos al son de buena música y baile. También es hora de volver a la educación presencial.
Aprovecho y envió un saludo especial a nuestros respetados docentes, quiénes son los encargados de generar los procesos de aprendizaje y con ello son los de más cuidado y responsabilidad, ya que no solo tienen que cuidar su salud sino también la de  sus estudiantes.


Volvemos también con los señores rectores y quienes tienen la gran labor de cuidar no solo a  su cuerpo de docentes y estudiantes,  sino también a su cuerpo de apoyo, que es una gran estructura de trabajo, que va desde el amigo que nos saluda en la entrada hasta nuestros queridos coordinadores de disciplina.


Volveremos entonces con aquellos que ansían compartir con sus compañeros de clase, con aquellos amigos con los que reímos en el recreo, con la emocionante clase de educación física y también con las queridas matemáticas.


Porque para nadie es un secreto la educación al frente de un computador no fue para nada placentera ni para estudiantes ni para profesores, mucho menos para los padres de familia, nada tan delicioso como compartir con sus compañeros de colegio, reírnos de las locuras de unos o soñar juntos con los sueños de otros, no podemos privar a nuestros estudiantes (reitero con mucho cuidado y precaución) de las hermosas aulas de clase, así como buscamos reactivar nuestra economía y vida social, reactivemos los espacios de convivencia educativa.


Perdimos muchos momentos de nuestras vidas, pero es hora de volver a vivir.